Seguinos en nuestras redes

Economía General

La Justicia avaló que familiares de funcionarios ingresen al blanqueo

La jueza María Alejandra Biotti rechazó una acción de amparo impulsada por el diputado del Frente Renovador Felipe Solá, que pidió que se declarara inconstitucional al decreto presidencial que habilitó el ingreso de familiares

Los familiares de funcionarios podrán ingresar al programa de blanqueo de capitales encarado por el gobierno de Mauricio Macri, según establece un fallo de primera instancia de la Justicia en lo Contencioso Administrativo Federal.

La jueza María Alejandra Biotti rechazó una acción de amparo impulsada por el diputado del Frente Renovador Felipe Solá, quien sostiene que la reglamentación de la ley de blanqueo estableció, con la posibilidad de que se incorporaran familiares de funcionarios, algo que la norma había vedado expresamente.

Solá aspiraba a la declaración de “inconstitucionalidad” del decreto que reglamentó la ley porque, entendió, implicaba de hecho que el Poder Ejecutivo asumiera facultades legislativas.

La jueza Biotti no avanzó sobre los argumentos del diputado sino que consideró que, pese a su condición de legislador nacional, no estaba legitimado para promover la acción judicial.

“La mera condición de ciudadano y de legislador no le otorgan legitimación suficiente para solicitar ante la Justicia la declaración de inconstitucionalidad de una norma que no le agravia de manera expresa y concreta”, sostuvo la jueza.

El abogado que patrocinó a Solá, Martín Yañez, ya apeló el fallo.

Economía

El dólar blue sigue subiendo y marca un nuevo récord a $220

De esta forma, la brecha con el mayorista supera el 110%

En la jornada del miércoles la divisa norteamericana sube cincuenta centavos y alcanza un nuevo récord al cotizar a $220 para la venta. De esta manera, acumula un alza de $10,50 desde que comenzó 2022 (5%) y la brecha con el mayorista supera el 110%.

La suba se da en un contexto de incertidumbre económica sobre el futuro de las negociaciones con el FMI y la posibilidad de que el país entre en default. Al respecto, Argentina debe hacer frente a un vencimiento de US$1100 y no hay certezas de si lo pagará o no. En caso de hacerlo, las reservas se verían gravemente afectadas, minimizando aún más la disponibilidad de dólares al Banco Central.

Junto con el blue también suben los dólares financieros. El MEP llega a $219,4 y el contado con liqui trepa a $225 en la versión con el bono más negociado, el AL30, y a $229 en la variante en la que se utilizan otros títulos.

El dólar oficial mayorista se vende a $104,72, mientras que el minorista se ofrece en los principales bancos del país a $110,14 y el dólar ahorro a $181,73.

En cuanto al riesgo país, hoy el índice elaborado por el JP Morgan desciende 17 unidades (-0,9%) y se posiciona en los 1927 puntos básicos. Los bonos del último canje de deuda se recuperan: en el exterior suben 1,6% (Bonar 2030) y a nivel local un 1,6% (AL35, AL30 y GD35).

Continuar leyendo

Economía

FMI: el Gobierno no confirmó que abonará el vencimiento de enero y aumenta la incertidumbre

El viernes vence una cuota de US$1.100 millones; en el Gobierno la incluyen dentro del virtual un nuevo plan de pagos que discuten con el board en Washington

Cuando el Gobierno y el FMI se acercan a un eventual acuerdo para el pago de la deuda de 44 mil millones de dólares, el viernes vence una de las cuotas que el país debería abonar por US$ 1.100 millones y pese a la proximidad de la fecha, en el Gobierno no confirmaron el pago y agrega más incertidumbre a la crisis económica que vive el país.

Un eventual incumplimiento con el organismo de crédito, aunque no implique un default inmediato y sea solo transitorio, generaría más incertidumbre un mercado que ya cuenta con fuertes presiones cambiarias y financieras en medio del escepticismo.

En el Gobierno no ven con preocupación este escenario ya que consideran que la cancelación de esta cuota forma parte también de toda la renegociación que se esta llevando adelante con el board en Washington.

En la misma linea, los sectores más duros del Frente de Todos no ven como algo negativo entrar en default. Uno de ellos es la mano derecha de Cristina Kirchner en la Cámara de Diputados, Leopoldo Moreau quien le restó importancia a la cesación de pagos: “Default es una palabra que aterroriza, pero tampoco tiene que aterrorizar tanto como para creer que es el peor de los remedios”.

En este sentido, en diálogo con Radio Con Vos, responsabilizó a los acreedores como quienes dejan en default al país: Nos empujan al default, no somos el partido del default, pero tampoco somos un sector político que va a entregar de pies y manos a la sociedad al peor de los ajustes, a más miseria a la que estamos atravesando, de la que recién ahora estamos saliendo, no nos vamos a jugar en una timba la democracia”.

“¿Es peor el default? Néstor Kirchner gobernó la Argentina prácticamente dos o tres años en default, hasta que logró los acuerdos, con los bonistas y el FMI, y mal no le fue, esas divisas que no utilizó en pagar la deuda la usó para reactivar la economía”, afirmó.

En la misa linea de Moreau, se expresó también el presidente del Banco Nación, Claudio Lozano: “Argentina tiene la experiencia del default en el 2002 y demostró que puede resolver su situación. Argentina despegó, con autonomía y tasas de crecimiento importantes. Yo creo que lo que no sirve es hacer un planteo estúpido, no se puede alcanzar un acuerdo con efectos negativos”, sostuvo.

“Hay que suspender el pago, seguir conversando y ponerlo en el lugar que corresponde: es de contenido político. Argentina podría haber llevado la discusión a la ONU, hay que hacer política con esto, esto no es un crédito stand by”, agregó el economista.

Lo cierto es que un virtual acuerdo entre las partes estaría cerca, aunque todavía restan diferencias sobre la velocidad del ajuste fiscal que debería aplicar el país: el Ejecutivo quiere converger hacia el equilibrio fiscal en 2027 mientras que el FMI lo requiere para 2025.

En concreto, la intención del Gobierno es que este año el recorte del rojo fiscal sea moderado, hasta un 2,9% del PIB, desde cerca del 3% que informó la cartera de Economía la semana pasada. Mientras tanto, los técnicos del FMI aspiran a un ajuste del gasto más concreto y que lleve el déficit de las cuentas públicas a un nivel del 1,9 por ciento.

“Tenemos que mejorar los desequilibrios para que podamos ayudar a que los argentinos se recuperen y puedan salir de las dificultades que están enfrentando”, aseguró Gita Gopinath, economista y máxima autoridad del Fondo después de Kristalina Georgieva. Además, reiteró que el país necesita un plan económico “sólido y creíble”.

Continuar leyendo

Economía General

Sin el apoyo de EE.UU., ¿Argentina está a tiempo de un giro cristinista?

La reunión entre Santiago Cafiero y Antony Blinken no fue lo exitosa que el Gobierno esperaba. Con un complejo frente internacional, la renegociación de la deuda pasa a un segundo plano para las potencias. Sin embargo, en caso de que las negociaciones con el FMI no prosperen, ¿qué alternativas le quedan a nuestro país a esta altura?

Artículo publicado originalmente en Border Periodismo

Más de dos años después de asumir el gobierno de Alberto Fernández, la cuestión de la deuda sigue sin resolverse. Tras sellar un acuerdo con los acreedores privados en que el exministro de Macri Hernán Lacunza calificó como «razonable y ecuánime», aún queda por arreglar la reestructuración con el principal acreedor de la Argentina: el Fondo Monetario Internacional.

Para hacerse cargo del problema, Fernández eligió a Martín Guzmán, discípulo de Joseph Stiglitz, y apostó a los buenos vínculos de Gustavo Beliz (secretario de Asuntos Estratégicos) y Jorge Argüello (Embajador argentino en EEUU) con representantes norteamericanos. Este medio se puso en contacto con fuentes oficiales para saber si existe una estrategia alternativa en caso de que no se consiga cerrar un acuerdo con el FMI. La respuesta fue escueta: «Simplemente, se está en estado de negociación. No hay nada que decir de momento. Se trabaja. Nada más que agregar«. En tanto, desde Cancillería se limitaron a responder con el protocolar comunicado emitido tras la infructuosa reunión entre Santiago Cafiero y Antony Belkins.

¿Es normal que todavía no se haya llegado a reestructurar la deuda? En una entrevista con #BORDER, Bernabé Malacalza, docente de la maestría en Estudios Internacionales de la Universidad Tocuato Di Tella, relativizó la demora y explicó qué pasaría si el gobierno del Frente de Todos y el organismo de crédito no llegaran a un acuerdo al final del día. «Técnicamente, no sería default, sino ‘fall into arrears’. Tras el ‘arrears’, se abre una nueva negociación«. A su vez, el investigador agregó que «la historia del FMI dice que «del ‘arrears’ se sale» y «no suelen prologarse demasiado». Asimismo, advierte que en la última década solo se registran «short-term arrears», es decir, acuerdos con «changüís» de hasta 180 días.

En tanto, el investigador del CONICET recordó que, en caso de que la Argentina entrara en «fall into arrears», se sumaría al lote de 20 países que todos los años se atrasan en los pagos. Incluso, Malacalza menciona el problema de la deuda argentina para Estados Unidos como «una preocupación a diez años que permanecería bajo la atenta mirada del ala técnica» (la más reacia a firmar «cualquier cosa») del Departamento del Tesoro de aquel país.

Accionario mayoritario del Fondo, y único país con poder de veto, Estados Unidos ocupa un lugar central en la mesa de decisiones del organismo de crédito. En ese sentido, la gira de Alberto Fernández a Rusia y a China, prevista para la primera semana de febrero, puede ser leída como una búsqueda de apoyo del Gobierno argentino de otros países que son rivales de EEUU. Sin embargo, el doctor en Ciencias Sociales estima que, en lo que respecta a su rol en el Fondo, «tanto Rusia como China, tienen posturas bastante coincidentes con los Estados Unidos» en cuestiones financieras.

Entonces, ¿se trata de ver la película y no la foto? A medias: por empezar, la próxima semana la Argentina debería desembolsar U$S 731 millones para cancelar el próximo vencimiento del 28 de enero (sin contar los intereses). Según los cálculos de algunos economistas, las reservas netas del BCRA rondarían los U$S 2000 millones. Además, en marzo, la Argentina tendría que cancelar otros U$S 2900 millones, un número que excede la liquidez con la que contaría el Central.

Es por eso que la urgencia de un «Plan B» se impone. Pero ,¿existe tal cosa? Alejandro Bercovich, economista y conductor del programa «Pasaron cosas» (Radio con Vos), recuerda que, en caso de que la administración Fernández espere que su gira a Rusia y China de febrero se traduzca en un desembolso de dinero, o en un guiño por parte de ambas potencias, se estaría incurriendo en un error. «La diplomacia china tiene tiempos que se miden en décadas y no en semanas como los nuestros. Sería impensable que Alberto se vuelva de los Juegos Olímpicos de Invierno (NdeR: asistirá a su inauguración en Pekin) con un contenedor de plata para pagar el vencimiento de marzo». Y añadió: «Si está buscando un posible apoyo, se lo está buscando muy improvisadamente«.

A su vez, el periodista pone el complejo escenario internacional como telón de fondo de la intentona de Fernández: «Sería impensable que Putin, en medio de los aprestos del enfrentamiento bélico con la OTAN, le preste una atención más que superficial a la situación Argentina, por más buena relación que pueda haber».

En esa línea, el director del documental «Fondo», ve más viable la irrupción de una eventual alianza regional, a partir de la elección de gobiernos de izquierda en Bolivia, Chile y Perú, que funcione como dique de contención contra el FMI, que la aparición un repentino apoyo de Xi Jinping y Vladimir Putin a nuestro país: «En las nuevas circunstancias, si el Fondo si no refinancia esta deuda con Argentina, la empujaría una profundización de la crisis que afectaría a todos esos países vecinos, que no solo podrían reaccionar por simpatía política, si no porque se vean afectados sus intereses, especialmente los de Brasil, donde hay históricamente una rivalidad con EEUU mucho más seria que la que pueda levantar cualquier desde Argentina«. En esa línea, recuerda que cuando China «amagó» con poner dinero para formar un fondo monetario paralelo cuando en 2006 se lanzó el grupo BRICS (NdeR: la asociación económico-comercial formada por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), Estados Unidos «redobló su confrontación» contra sus países miembros, a través de las denuncias contra Dilma Rousseff que derivaron en su destitución y el juicio a Lula, sucesos que, según Bercovich, estuvieron «entremezclados» con intereses estadounidenses.

Pagadora serial desde los tiempos de Néstor Kirchner, la vicepresidenta se encuentra en la incómoda situación de tener que hacer un arreglo a costa del impopular ajuste que exige el FMI para firmar el acuerdo. En ese marco, la expresidenta se maneja con ambigua habilidad, aunque algo quedó claro: el apoyo irrestricto a Guzmán, que era explícito hasta hace pocos meses, ya no es tal.

Encerrada en su propia narrativa, CFK llegó a decir públicamente que la Argentina debería pagarle al FMI con dinero fugado en paraísos fiscales. Incluso, se animó a pedirle al organismo que ayude al país a recuperar ese capital por su responsabilidad en la entrega de un préstamo que iba contra su propio convenio constitutivo. Este acto puede leerse como un reflejo de la desorientación de la titular del Senado en la resolución de este problema heredado de la gestión Macri.

En una alusión un poco más directa sobre el tema, Fernández de Kirchner resaltó en su última misiva que su gobierno le pagó al Fondo en 2021los U$S 5.160 millones . Y cerró su comunicado con una fina ironía: «La ‘pandemia macrista’ nos quita las divisas que tanto necesitamos como país porque al FMI hay que pagarle completa y exclusivamente en dólares… porque por más que le insistimos no nos acepta pesos».

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR