Seguinos en nuestras redes

Europa

Tensión en Europa: Holanda también teme un avance del populismo

Las elecciones del próximo miércoles en uno de los países más liberales del mundo son consideradas como un test para el avance del nacionalismo

“¡Hagamos a Holanda nuestra otra vez!”. El eslogan electoral que eligió el ultraderechista Geert Wilders, líder del Partido de la Libertad (PVV), remite sin disimulo a Donald Trump y transparenta su voluntad de empujar al país a la revuelta populista que está cambiando el orden político internacional.

Las encuestas que predecían su triunfo en las urnas el próximo miércoles empiezan a mostrarlo en ligero declive. Pero, gane o pierda, Wilders ya consiguió crispar la política holandesa y poner en alerta a Europa, temerosa de otro temblor nacionalista que amenace su futuro después del desastre que significó el Brexit y antes de los cruciales comicios franceses, el mes próximo.

Según detalla el diario La Nación, Holanda, uno de los países más liberales y tolerantes del mundo, cierra estos días una campaña en la que la identidad nacional, la inmigración musulmana y el cuestionamiento a la integración europea saltaron al centro del debate político.

La retórica inflamatoria de Wilders -quiere prohibir el Corán, cerrar las fronteras, sacar a Holanda de la Unión Europea (UE)- permeó en sus rivales, incluso cuando todos se conjuran para impedirle gobernar en caso de que consiguiera finalmente ser el candidato más votado.

Las estadísticas desentonan con la idea de un país en ebullición social: la economía acumula 11 trimestres consecutivos de crecimiento, hay casi pleno empleo y la criminalidad desciende al punto que el gobierno alquila cárceles para fines comerciales por falta de presos.

“Este proceso viene desde principios de siglo”, explica Eddy Habben Jansen, director del think tank ProDemos. “La creciente inmigración, la extensión de la UE hacia el Este, el terrorismo y el estancamiento económico hicieron que una porción importante de la sociedad empezara a sentirse insegura de su posición en la sociedad.”

La agenda antisistema cobró fuerza durante la crisis del euro, que derivó en un programa de austeridad ejecutado por Rutte en coalición primero con los democristianos -y durante un tiempo apoyado desde fuera por Wilders- y después con los laboristas. Pero se afianzó a partir de la ola de refugiados de 2015.

“Wilders supo aprovechar el descontento de quienes creen que el Estado los trata injustamente mientras beneficia con subsidios a inmigrantes o refugiados y financia ayudas a países europeos en quiebra, como Grecia”, añade Habben Jansen.

Incluso en un país donde nunca hubo un gobierno de mayorías y siempre hicieron falta coaliciones el escenario parece desafiante. Si se constata en las urnas, será necesario un gobierno-puzzle.

Wilders lo tendría casi imposible: para que el rey Guillermo Alejandro ponga en funciones un gabinete se necesitan 75 votos en la Cámara baja. Todos sus rivales prometen que no se aliarán con él.

Pero temen por la salud y la estabilidad de la administración que pueda surgir si la ultraderecha se convirtiera en la principal fuerza parlamentaria. Rutte aspirará a otro turno si sale primero.

Si no lo logra, tal vez deba ceder el cargo de primer ministro a un tercer partido que pueda equilibrar una coalición de centro amplia. El líder de D66, Alexander Pechtold, se ilusiona con ese escenario.

En Europa confían en un estirón final de Rutte que frustre a la ultraderecha. Un primer puesto de Wilders podría ser un espaldarazo para su aliada Marine Le Pen en carrera por la presidencia de Francia.

Y asentaría la sensación de que el proyecto de integración está condenado. Holanda es socio fundador de la unión y se mantiene como la quinta economía de la eurozona.

Europa

En un juicio express, condenaron al primer soldado ruso por crímenes de guerra

Vadim Shishimaron deberá cumplir una condena de cadena perpetua por haber asesinado a un civil desarmado; la defensa adelantó que apelará la decisión

Un tribunal de Distrito de Solomianskyi, en Kiev, condenó a un soldado ruso a pena perpetua en el juicio iniciado la semana pasada, tras confesar haber asesinado a un civil desarmado, mientras el ejercito ruso llevaba adelante una operación en el norte de Ucrania.

Se trata de Vadim Shishimaron, un sargento ruso de 21 años acusado de disparar en la cabeza a un hombre ucraniano de 62 en la localidad nororiental de Chupakhivka para evitar que denunciara a su convoy por el robo de un vehículo. Frente a las autoridades ucranianas reconoció haber disparado, aunque lo hizo tras recibir una orden: “Le disparé una vez. Cayó y seguimos adelante”.

Confesado el crimen, las autoridades judiciales ucranianas no dudaron en caerle con todo el peso de la ley: “El tribunal ha declarado que (Vadim) Shishimarin es culpable y lo condena a cadena perpetua”, dijo el juez Sergiy Agafonov.

Para el tribunal, el asesinato fue premeditado y rechazaron la justificación de Shishimaron respecto a que lo hizo tras acatar una orden ya que la misma no provino de un superior, a su vez que el acto en sí era criminal. Por otro lado, no consideraron sincero su remordimiento y rechazaron los alegatos del abogado defensor, que había pedido que absuelvan al ruso. Según informó la defensa, el soldado apelará.

En el juicio estuvo presente la esposa de Oleksandr Shelipov, el civil asesinado, quien lo enfrentó cuando tuvo la oportunidad: “¿Qué sentiste cuando mataste a mi marido? Dímelo, por favor”, sostuvo Kateryna antes de romper en llanto.

“Miedo. Entiendo que probablemente no seas capaz de perdonarme. Pero te pido perdón”, respondió el soldado sentado en el banquillo dentro de una jaula de vidrio.

Conocida la sentencia, el letrado del defensor, Viktor Ovsyannikov, adelantó que apelará la decisión del tribunal, la cual consideró estar viciada por “la presión de la sociedad”. “Esta es la sentencia más severa y cualquier persona sensata la impugnaría”, afirmó el abogado.

La condena de Solomianskyi es tan solo la primera de un centenar de rusos que esperan ser juzgados en lo tribunales ucranianos. Kiev afirma haber abierto miles de casos de crímenes de guerra desde que Moscú lanzó su invasión el 24 de febrero.

Continuar leyendo

Europa

“Putin dejará el poder en 2023″: el aviso de un ex jefe de inteligencia británico

Richard Dearlove aseguró que el mandatario ruso está gravemente enfermo y será trasladado pronto a un hospital

Desde que el presidente ruso Vladimir Putin decidió la invasión hacia Ucrania el pasado 24 de febrero, no han dejado de aparecer informaciones sobre su estado de salud.

Ahora, un ex director del MI6, el servicio de inteligencia del Reino Unido, apunta a que la cosa podría ser más grave de lo que están dispuestos a admitir en Moscú.

“Ante los persistentes rumores de que el hombre fuerte de Rusia está gravemente enfermo, un método para hacer avanzar las cosas sin necesidad de un golpe de Estado violento sería internarlo en un hospital de larga duración para enfermos incurables”, sugirió Richard Dearlove.

“Creo que se irá en 2023, pero probablemente al sanatorio, del que no saldrá como líder de Rusia”, vaticinó en su podcast One Decision.

Guerra Rusia-Ucrania: afirman que la invasión de Putin provocará hambrunas

El ex jefe del Servicio de Inteligencia Secreto británico, sin embargo, aclaró: “No digo que no vaya a salir del sanatorio, sino que no saldrá como líder de Rusia”. Para el protagonista, “esa es una forma de hacer avanzar las cosas sin un golpe de estado”.

En abril pasado se informó de que Putin padecía un cáncer de tiroides y era seguido las 24 horas del día por un médico especialista. El descubrimiento, realizado por el medio de investigación Project, bloqueado en Rusia y que ahora funciona desde el extranjero, respalda las recientes teorías de que Putin lanzó la ofensiva en Ucrania sin informarle al pueblo ruso de su verdadero estado de salud.

Continuar leyendo

Europa

España: el rey emérito Juan Carlos regresó tras casi dos años de autoexilio en Abu Dabi

La visita fue criticada por algunos miembros del gobierno que reclaman que el ex monarca acusado de corrupción debe rendir cuentas

Juan Carlos I, padre del rey Felipe VI, llegó en las últimas horas para realizar una breve y criticada visita, la primera desde que se exilió hace dos años en Abu Dabi entre sospechas de lucrarse ilegalmente.

Si bien todas las causas contra el ex monarca de 84 años fueron archivadas, las revelaciones sobre el origen poco claro de su fortuna dañaron seriamente su imagen, apreciada hasta entonces por su papel en la transición a la democracia tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975.

El avión privado en el que viajaba el ex jefe de Estado aterrizó en el aeropuerto de Vigo (Galicia, noroeste). Juan Carlos de Borbón, que durante su visita verá a su hijo, el rey Felipe VI, descendió lentamente por la escalerilla y fue recibido con un abrazo por una de sus hijas, la infanta Elena.

El ex jefe de Estado (1975-2014) viajará el lunes a Madrid para estar con su esposa Sofía, su hijo el rey Felipe VI y su familia, antes de volver a Abu Dabi, donde se instaló en agosto de 2020.

Aunque el presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, ha mantenido discreción sobre el regreso, se opuso, según la prensa española, a que Juan Carlos I pernoctara en el palacio de la Zarzuela de Madrid, por ser una residencia oficial, y finalmente dormirá en casa de un amigo en Sanxenxo.

El rey Felipe VI de España reveló por primera vez su patrimonio: 2,57 millones de euros acumulados desde 1998

La ministra de Economía, Nadia Calviño, dijo que “todos los ciudadanos españoles merecen una explicación” por unas “informaciones que son muy inquietantes” aparecidas en los últimos tiempos.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR