Tecnología Social

¿Los autos eléctricos reemplazaran a los de nafta y gas?

Después de más de un siglo de basarse en combustibles fósiles, la ruta del poder del petróleo a los voltios será dura de recorrer para los fabricantes

lunes 27 de febrero de 2017 - 12:58 pm

Los autos eléctricos están listos para ocupar su lugar bien ganado en el mercado: la mejora de la tecnología y normativa más exigente en materia de emisiones de los motores de combustión está por llevar a los vehículos eléctricos de ocupar un nicho a su difusión masiva.

Pero el cambio es lento. Sólo uno de cada cien autos de los que se venden hoy es eléctrico, y la participación de estos vehículos en los caminos del mundo sigue por debajo del 1%. Los pronosticadores calculaban que para 2025 la proporción subiría a alrededor de 4%, pero las estimaciones sufrieron un recálculo importante por el anuncio de los fabricantes de una enorme expansión de su producción. Según informó La Nación, Morgan Stanley dice que para 2025 los autos eléctricos serán el 7% de los que circulan y las ventas alcanzarán las 7 millones de unidades al año. Exane BNP Paribas calcula que habrá una participación más cercana al 11%. Pero como los fabricantes prevén que las baterías tendrán cada vez más poder, esas cifras pronto podrían parecer demasiado bajas.

Estos pronósticos tiene dos explicaciones: el costo creciente de cumplir con las normas de emisiones y la caída del costo de las baterías. Los autos eléctricos puros, que no emiten dióxido de carbono a la atmósfera, y los híbridos, que producen mucha menos contaminación que los motores convencionales, representan dos maneras de cumplir con las metas de Europa en materia de emisiones. Pero los avances logrados con métodos más baratos, como equipar con turbo a motores más pequeños, la tecnología stop-start y las reducciones de peso ya no bastarán, dado que un régimen de pruebas más estricto, que se introducirá luego del escándalo por las trampas que hizo VW con sus motores diesel, hará más difícil llegar a las metas.

El alto costo de evitar que emitan óxido de nitrógeno los motores diesel puede ser el factor que los haga desaparecer para 2025.

Los vehículos que los fabricantes se verán forzados a producir para favorecer el medio ambiente serán deseables para los compradores por motivos económicos: el auto a electricidad solía ser en un tiempo el segundo auto para conductores ricos con conciencia ambiental, que estaban dispuestos a pagar una gran prima por un vehículo con una batería que tardaba muchísimo en cargar y tenía alcance limitado.

Pero el precio en caída de las baterías hará que el costo de poseer y conducir un auto eléctrico sea el mismo que el de un auto con motor tradicional en Europa para comienzos de la década de 2020, incluso sin los importantes subsidios estatales que utilizan muchos países ricos para facilitar las ventas. Las mejores baterías también deberían permitir superar la “ansiedad por el alcance”: la mayoría de los eléctricos puros ahora se quedan sin impulso a los 161 kilómetros. Si los costos de las baterías siguen cayendo y mejora el desempeño al ritmo actual, el precio de un auto con un alcance de 480 kilómetros podría llegar a ser de US$ 30.000 para comienzos de la década de 2020.

La falta de infraestructura para la recarga de las baterías aún disuade a los compradores, pero las señales son alentadoras. En la mayoría de los países ricos los gobiernos, los fabricantes y compañías aportan dinero.

COMENTARIOS