Narcotráfico

Crece el Narcomenudeo en Argentina, conformando zonas barriales de gran violencia

Por años, las autoridades gubernamentales se concentraron en el narcotráfico a gran escala, y olvidaron los riesgos del mercado interno

martes 25 de febrero de 2014 - 8:37 am

Expertos en la problemática de las drogas, aseguran que actualmente se consolida en el país la venta minorista local, llamada narcomenudeo, que genera territorios barriales cada vez más violento. Por años, las autoridades gubernamentales se concentraron en el narcotráfico a gran escala, y olvidaron los riesgos del mercado interno.
[pullquote position=”right”]Crece el Narcomenudeo en Argentina, conformando zonas barriales de gran violencia[/pullquote]

Mientras que las grandes organizaciones, y las redes de transporte y almacenamiento que funcionaban en la fronteras, fueron por mucho tiempo el objetivo de la Justicia, en los barrios más humildes, familias enteras se fueron organizando alrededor del negocio de la droga, y luego pasaron a formar clanes. En estas zonas se proyectan, según los investigadores, zonas de increíble violencia y peligro.

El ex ministro de Salud bonaerense Claudio Mate Rothgerber, le explicó al diario La Nación: “El modelo narco local se apoya en el mercado interno de consumo. Es diferente de lo que ocurría en Colombia, con una estructura que apuntaba a la exportación de la cocaína”.

Varios laboratorios fueron desactivados por la Policía en los últimos dos años. Eran operados por grupos locales que controlaban todos los eslabones de la cadena a partir de la obtención, desde el exterior, de la pasta base de cocaína.

Por ejemplo, la banda conocida como Los Monos, 36 de cuyos miembros fueron procesados esta semana en Rosario, se había transformado en proveedora de drogas de grupos menores en Buenos Aires. Al frente de esa investigación estuvo el fiscal de Cámara Guillermo Camporini, quien remarcó que se siguieron pistas de más de 60 potenciales integrantes de ese clan.

“Una organización de esa clase tiene una estructura de mando, soldaditos, encargados de búnkeres, vínculos con las barras bravas del fútbol, de donde toman mano de obra, y complicidad policial. Esa última cuestión es muy importante para el funcionamiento de estos grupos. En la causa de Los Monos, de los 13 policías procesados, diez lo están por ser directamente integrantes de esa asociación ilícita, con el rol de dar protección o aportar datos sobre investigaciones en curso”, indicó Camporini.

COMENTARIOS