Paritaria docente

Los gobernadores opositores y una exigencia a Macri para acordar el aumento a los docentes

El malestar y la desconfianza respecto de cómo la Nación asistirá a las provincias para que puedan afrontar las subas fueron ejes centrales en el encuentro

viernes 3 de febrero de 2017 - 6:36 am

Mauricio Macri quiso sacarse un problema de encima. Pero provocó otro. Los gobernadores dejaron claro ayer que rechazan la decisión de la Casa Rosada de suprimir la paritaria docente nacional, la instancia en la que en los últimos años se definió el piso del aumento salarial para los maestros de todo el país.

Según detalla el diario La Nación, el malestar y la desconfianza respecto de cómo la Nación asistirá a las provincias para que puedan afrontar las subas fueron ejes centrales en el encuentro que los jefes provinciales, opositores y oficialistas, tuvieron ayer en el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

Te puede interesar:

Fue una reunión de poco más de tres horas en dos etapas: un primer cara a cara entre los caciques peronistas y un segundo capítulo al que se sumaron los gobernadores de Cambiemos y el socialista santafecino Miguel Lifschitz.

Estuvieron representadas 18 de las 24 provincias. Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alfredo Cornejo (Mendoza) y Horacio Rodríguez Larreta (ciudad de Buenos Aires) mandaron emisarios.

Las ausencias cristalizaron una primera división tajante entre los “duros”, que defenestran a Macri por haberse “desentendido” de la paritaria, y los que, aún molestos con la determinación de sepultar la instancia nacional, están dispuestos a dialogar.

Faltaron Mario Das Neves (Chubut), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Sergio Uñac (San Juan), Gildo Insfrán (Formosa) y Carlos Verna (La Pampa).

Fiel a su estilo, Rodríguez Saá mandó al diputado Luis Lusquiños, pero sólo para que dejara un comunicado en el que rechazó la falta de paritaria madre y pidió considerar “la recesión, el desempleo y el tarifazo” en la negociación.

La inflación fue tema recurrentes en el debate en torno a la mesa oval del “salón de los gobernadores”, en el séptimo piso del CFI, histórico reducto del PJ, sobre todo en años de supervivencia en la oposición.

Urtubey dejó así planteado un segundo factor de división vinculado a la situación financiera de cada provincia y al grado de dependencia del auxilio nacional para pagar los ajustes.

En ese punto se plantaron los gobernadores de las provincias cuyo salario mínimo está históricamente por debajo del piso nacional y no pueden alcanzarlo sin asistencia.

Hasta ahora, esos recursos se repartían a través del Fondo Compensador, que el año pasado distribuyó casi $ 1800 millones. Los distritos que lo reciben -Misiones, Santiago del Estero, San Juan, Formosa, Jujuy, La Rioja y Corrientes- están en guardia.

El Gobierno prevé reducir esa partida en tramos hasta eliminarla en 2020. Las mejoras en la coparticipación, argumentan en la Casa Rosada, les alcanzan para compensar.

A los gobernadores esa cuenta no les cierra. Quieren asegurarse de que el Fondo Compensador siga en pie y que, junto con el Fondo Nacional de Incentivo Docente, que reciben todos los distritos, se ajuste por inflación.

COMENTARIOS