Policiales

Una de las hijas del empresario español asesinado en Caballito se animó a hablar

Según el testimonio de la mujer, la relación de su padre con su marido empeoró peor tras descubrirse la estafa del año pasado

miércoles 1 de febrero de 2017 - 10:30 pm

Natalia, la hija del fallecido empresario Roberto Fernández Montes y esposa del principal sospechoso del crimen, Santiago Corona, habló hoy por primera vez. La mujer estaba junto a su marido y sus dos hijos cuando su hermana la llamó y le dijo que acababa de ver las grabaciones de las cámaras de seguridad, y que la persona que estaba con ella era el asesino de su padre.

Natalia fue la que disimuló su nerviosismo y llevó engañado a su marido a la comisaría para que pueda ser apresado.

“Cabe aclarar que yo ya no tenía una buena relación con mi marido, porque en mayo de 2016 yo me entero de que él había estafado a mi padre”, aclaró Natalia en una entrevista con TN.

Durante la charla contó que se conocieron en 2003, y que se casaron en el año 2007. Inclusive llegaron a trabajar algún tiempo juntos en la empresa de su padre, pero dejaron de hacerlo tras acordar que ella se ocuparía exclusivamente de la casa y de sus dos hijos.

“Jamás me dio indicios de que podía cometer semejante atrocidad. Ya la estafa no me entraba en la cabeza”, admitió. “Mi padre le dio todos sus datos y hasta su pin bancario”, dejó saber, datos que Corona utilizaría para estafar a su suegro.

Si bien asegura que desde antes de esa situación ella quería divorciarse, según su versión Corona la tenía amenazada con sacarle a sus hijos. “Manteníamos la relación por los chicos. Yo esperaba aunque sea un año más, que mis hijos empezaran a ir al colegio”, argumentó.

Durante la charla también habló de los videos de las cámaras de seguridad que comprometieron gravemente a Corona: “Yo había visto una previa de las cámaras”, admitió por primera vez Natalia en esa línea, y sumó: “Cuando las vemos, veo a mi marido, pero no sé cómo funciona la cabeza, que no lo reconocí”.

Respecto al mecánico César Arce López, liberado este miércoles, dijo que nunca lo había visto y que sólo lo conocía por su nombre de pila. “Solamente quiero justicia, yo no quiero culpar a nadie que no sea culpable, pero a nosotras nos arruinaron la vida”, finalizó.

COMENTARIOS