Sociedad

El alfajor: la historia de un dulce típico de la Argentina

Argentina es el consumidor por excelencia de este producto, que nació en realidad por las lejanas tierras del oriente

jueves 26 de enero de 2017 - 12:10 pm

El alfajor, ese dulce que es la debilidad de millones de argentinos, con siglos de historia fue transformándose a través de los tiempos y las tierras, adaptándose a cada cultura y pueblo en el que apareció. De chocolate, frutas, maicena; recubierto con azúcar o decorado con frutas secas.

Aunque muchos crean que se creó en nuestro país, el alfajor es un invento culinario antiquísimo de origen árabe y tradicionalmente echo a base de una pasta de almendras, nueces y miel,  más parecido a lo que hoy se conoce como turrón. En Argentina solo lleva una tradición de más de 130 años.

Luego de su creación se introdujo en el resto de España, hacia principios del siglo VIII, hasta que en su momento cruzó el océano. El filólogo español Manuel Alvar López explicó que “el alfajor sigue siendo un término meridional. Los alfajores andaluces se llevarían a América y ahí siguen con su denominación, aunque se hacen con otros productos”.

En Argentina tardó un tiempo prudencial para ser conocido como “alfajor” hasta mediados del siglo XIX. Muchos atribuyen el origen del alfajor a la Córdoba española, donde en ciertos reductos religiosos se preparaban aquellas recetas árabes, entre las que se encontraban bizcochos cuadrados unidos por un dulce a base de leche y azúcar, con una cobertura de azúcar denominada “tableta”, “cobertura” o simplemente “bañado”.

La industrialización del alfajor se atribuye a Augusto Chammás, un químico francés que llegó a Argentina hacia mediados del siglo XIX, inaugurando una pequeña industria familiar en Córdoba dedicada a la confección de dulces y confituras.

El cambio no fue mayor, pero sí fundamental, en lugar de ser cuadrada, esta golosina adoptó forma redonda, como la conocemos al día de hoy con el nombre de alfajor.

Actualmente, el alfajor es parte de la identidad argentina y uno de los snacks preferidas de los habitantes del país, y forma parte de la cultura gastronómica de estas tierras.

COMENTARIOS