Policiales

La hija del empresario asesinado engañó a su marido para llevarlo a la comisaría

El abogado confirmó que habría un tercer implicado en el hecho, y que el yerno de la víctima y principal acusado había sacado un seguro de vida para Montes el año pasado

miércoles 25 de enero de 2017 - 8:53 pm

Matías Morla, el abogado que representa a las hijas del empresario asesinado el sábado en Caballito, Roberto Fernández Montes, dio nuevos detalles del crimen.

“No hay dudas de que el crimen fue planificado”, comenzó precisando Morla en una entrevista con TN, y aportó el hecho de que el año pasado Santiago Corona, principal acusado y esposo de la hija mayor de Fernández, había sacado una póliza de seguro de vida a nombre de su suegro, de la que nadie sabía la existencia.

“Del extracto bancario de Roberto surge la emisión de una póliza de seguro de vida de la que nadie estaba al tanto y que había sacado el asesino en agosto del año pasado”, precisó el representante de Giselle y Natalia Fernández, las hijas del empresario asesinado.

Al mismo tiempo destacó lo importante de la participación de las hermanas en el esclarecimiento del crimen. La menor, Giselle, fue la primera que vio el video de las cámaras de seguridad y reconoció a su cuñado. Acto seguido llamó inmediatamente a su hermana, que se encontraba junto a él y sus dos hijos.

“Natalia hizo como si no pasara nada, lo llevó a la comisaría mintiéndole que iba a declarar ella y ahí quedó detenido”, explicó Morla sobre la arriesgada secuencia que tuvo como principal protagonista a Natalia Fernández, y por la que Corona pudo ser detenido.

En cuanto a la existencia de un tercer implicado trascendió que se trata de Pablo Ramón Fernández Torres, un paraguayo de 51 años, de oficio carnicero y “compañero de andanzas del mecánico -el otro detenido-, que tiene antecedentes penales y habría brindado apoyo”, precisó el abogado.

El ahora prófugo es buscado por la División Homicidios de la Policía Federal y efectivos de la comisaría 11 de la Policía de la Ciudad.

Inicialmente se pensó que el cómplice del yerno del empresario era un hombre apodado “el mecánico”, pero este negó la acusación y ofreció una coartada.

COMENTARIOS