Política

Objetivo legislativas: Macri envía un guiño al radicalismo y suma a Sanz a la mesa chica

Por Matías Ferrari. Por tercera vez en diez días, el radical se reunió con el presidente; en el convite de hoy, compartió un encuentro a solas con el jefe de Estado y la vicepresidenta

miércoles 25 de enero de 2017 - 2:18 pm

Por Matías Ferrari, jefe de Redacción

Se acercan las elecciones legislativas y el radical Ernesto Sanz vuelve a ganar peso en el armado de Cambiemos, pasando de ser un consejero en las sombras a participar activamente de las reuniones clave del presidente, Mauricio Macri.

Este martes, compartió una reunión de coordinación en la Residencia de Olivos, en la que también dijo presente la vicepresidenta Gabriela Michetti. Este encuentro se suma a otro del que participó el pasado 19 de enero en Casa Rosada, junto a Macri, al jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio; y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. Incluso, dos días antes, el 17 de enero, Sanz había visitado los pasillos de Casa Rosada y participó de un encuentro con Quintana.

En el Gobierno saben que el peso territorial del radicalismo fue clave al momento de ganar las elecciones presidenciales pasadas y, con el calendario electoral a la vista, volvieron a apostar a Sanz, como gesto de inclusión política.

La primera señal de reconciliación de Cambiemos hacia el radicalismo -que estuvo relegado durante los primeros 12 meses de gestión del macrismo- se dio hace unos días con la llegada de Javier González Fraga al Banco Nación. González Fraga viene de raíz radical y llegó allí por consejo del mismo Sanz.

“Por más que salieron a negar que se tratara de un guiño político a los radicales, Macri lo sumó para aliviar las críticas que se le venían encima desde la UCR por falta de participación”, confió una fuente cercana al Ejecutivo Nacional. “No te olvides que sólo faltan meses para las elecciones y el presidente, por lo que marcan las encuestas, tiene una parada difícil”, agregó la misma fuente cercana al oficialismo.

COMENTARIOS