Donald Trump Presidente

Islas artificiales de las Spratly desatan el primer choque entre Trump y Beijing

Están en una zona de islotes del sudeste asiático que tiene de tráfico comercial, pesca y yacimientos petrolíferos; China reclama la soberanía del archipiélago mientras que el nuevo gobierno de EE.UU. amenazó con meterse en la disputa

miércoles 25 de enero de 2017 - 2:43 pm

El gobierno chino le advirtió al de Estados Unidos que está “decidido a defender sus derechos” en el mar meridional de China, luego de que el vocero del presidente Donald Trump afirmara que Washington “protegerá sus intereses” en las aguas “internacionales” de esa zona del sudeste asiático.

El primer choque entre el gobierno de Donald Trump y el del chino Xi Jinping es por las islas artificiales que el gobierno chino construyó en un archipiélago de islotes muy pequeños: las Islas Spratly, de las cuáles la más grande tiene apenas 46 hectáreas y cuya soberanía es disputada por varios países de la región.

En su primera rueda de prensa, el portavoz de la Casa Blanca Sean Spicer aseguró ayer que Washington hará todo lo posible por evitar que China se haga con territorio en disputa en el mar de China Meridional.

“Estados Unidos va a asegurarse de que protejamos nuestros intereses allí”, respondió Spicer cuando le preguntaron si Trump concuerda con Rex Tillerson, su nominado a secretario de Estado, Rex Tillerson, quien había dicho que no se debe permitir el acceso de Beijing a las islas construidas en el Mar de China Meridional.

 “Si esas islas están de hecho en aguas internacionales y no forman parte de la propia China, entonces sí, vamos a asegurarnos de que defendamos los territorios internacionales de ser ocupados por un solo país”, agregó Spicer.

China dice que las amenazas de Trump por las islas del mar de Sur pueden llevar a la guerra

La respuesta china fue inmediata: “La soberanía de China sobre las islas del mar de China meridional y sus aguas adyacentes es indiscutible. China está decidida a salvaguardar sus derechos e intereses”, advirtió la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Beijing, Hua  Chunying. “China está decidida a salvaguardar sus derechos y sus  intereses”, agregó.

Ubicadas en el mar de la China Meridional, en el sudeste asiático, al sureste de China, el este de Vietnam y el noreste de Malasia, las Islas Spratly -que son más grandes que los islotes- son motivo de disputa entre varios países de la región.

Pese a que se trata de un archipiélago de islas minúsculas, es también una zona rica en pesca, en la que hay yacimientos de gas y petróleo y que es además una zona de tránsito comercial.

Donald Trump

El año pasado, China sufrió un revés internacional en sus pretensiones cuando la Corte Permanente de Arbitraje en La Haya falló a favor de Filipinas y aseguró que “no hay fundamento legal para sustentar que China ostente derechos históricos sobre los recursos” del 90% de las aguas del mar de la China Meridional.

El dictamen le negó además el carácter de isla a Itu Aba (o Taiping, que es el islote más grande del archipiélago y está bajo control taiwanés) y lo definió como una simple “roca”, con lo cual no genera derecho a la zona económica exclusiva de 200 millas marinas. Las islas artificiales de China están todas en esa zona de 200 millas marinas alrededor de Itu Aba.

La decisión de la Corte se supone vinculante para los países firmantes de la Convención de la ONU sobre la Ley del Mar. Si bien China la firmó en 1996, argumentó en su momento que “no la reconoce ni acepta”. Y, tras el fallo, Beijing aseguró que sus “intereses y derechos marítimos y de soberanía territorial” no se verían “afectados bajo ninguna circunstancia” por la sentencia.

COMENTARIOS