Ciudad de Buenos Aires

Rodríguez Larreta ya tiene su oficina privada en la villa 31

El jefe de gobierno porteño inauguró ayer su oficina privada donde funcionó, hasta mayo pasado, un popular búnker de venta de drogas

miércoles 18 de enero de 2017 - 7:16 am

De un popular búnker de venta de drogas a un Centro de Desarrollo Laboral (Cedel). Del “corralón de Tarzán” a la oficina privada de Horacio Rodríguez Larreta.

Ayer, el jefe de gobierno porteño hizo su primera reunión con ministros y funcionarios en un llamativo lugar de la villa 31, donde en mayo pasado era un puesto de almacenamiento y venta de marihuana, según determinó la Justicia tras numerosas investigaciones.

Según detalla el diario La Nación, “El corralón”, también conocido como “Disco Tarzán”, estaba en la manzana 109 de la villa de Retiro, en el Playón Este.

Hoy es una flamante oficina de dos planas, con aire acondicionado, donde funciona el Cedel, y abrió sus puertas para la primera reunión privada de Larreta en la 31, para hacer un inventario de las obras que están en marcha.

La Ciudad invertirá $ 6000 millones para transformar ese asentamiento en un barrio, que, prometió, estará terminado para finales de 2018.

“Voy a hacer reuniones acá al menos una vez por semana. Y otra en Parque Patricios. Después estoy mucho por la calle. Urbanizar las villas de la ciudad es posible porque el gobierno nacional nos traspasó las tierras. Éste será un lugar fijo de reuniones para mí”, dijo Larreta.

Lo curioso es que la casa que hace menos de un año era manejada por narcos paraguayos oriundos de la ciudad de San Pedro, acusada de haber protagonizado una sangrienta guerra con otras organizaciones criminales por el control del negocio de las drogas, según sostuvo la Justicia, hoy está equipada con mesas de reuniones, baños, escritorios y computadoras con personal que capacita a los habitantes para obtener trabajo y regularizar la situación de los que tienen algún comercio a la calle.

El lugar fue uno de los varios inmuebles allanados el 7 de abril pasado por la Policía Federal en una investigación del fiscal federal Jorge Di Lello y del juez federal Ariel Lijo. La Justicia ordenó que se convirtiera en un centro gubernamental.

Además del “corralón de Tarzán” fueron abiertas otras dos propiedades que habían sido clausuradas durante los allanamientos en abril pasado: “Lo del tuerto Fabio” y la “Casa del Pueblo”, que fueron entregadas a las Agencias Territoriales de Acceso a la Justicia (Atajo) de la Procuración General de la Nación y a la Secretaría de Integración Social y Urbana del gobierno porteño, respectivamente. Fue una decisión de Lijo, por un pedido de Di Lello.

COMENTARIOS