Política

Buscan restringir el ingreso de inmigrantes que tengan antecedentes penales

El impacto por el crimen de Brian Aguinaco aceleró la discusión. En la Casa Rosada se esfuerzan por aclarar que será a través de "controles inteligentes" y "sin estigmatizar"

domingo 15 de enero de 2017 - 10:03 am

El Gobierno planea avanzar en una política migratoria más dura. A sabiendas de que se trata de un año electoral y que, por consiguiente, puede implicar un costo político, en la Casa Rosada se esfuerzan por aclarar que será a través de “controles inteligentes” y “sin estigmatizar” ni caer en la “xenofobia”.

El impacto por el crimen de Brian Aguinaco aceleró la discusión. El tema forma parte de la agenda de la mesa que se desprendió del “Gabinete Nacional del Programa Siria”, creado por el Presidente a través de un decreto.

Según indica el diario Clarín, en ese marco, los ministros y representantes de las áreas que articulan la recepción de los refugiados sirios, especialmente los ministerios del Interior (Migraciones y Renaper), Desarrollo Social, Seguridad y la Cancillería, también analizan alternativas para dar una respuesta a una situación que, admiten en el Gobierno, preocupa: el desembarco de inmigrantes con prontuario delictivo intenso en sus países.

“Estamos recibiendo inmigrantes que vienen con una carga personal que hay que revisar. Cuando estás recibiendo gente que ya de por sí tiene un registro de delincuencia, es una situación particular, no es un migrante: es eventualmente alguien que está escapando de la ley, o alguien con estado de inmigración que al mismo tiempo delinque”, razonó la canciller Susana Malcorra.

En el Gobierno no dudan que hay que tomar medidas. Aunque sí subyacen diferencias respecto a cómo implementarlas.

Hay quienes creen que se debe hacer a través un proyecto de ley o un decreto, otros que entienden que alcanza con aplicar con firmeza la legislación vigente.

Y citan el inciso C del artículo 29 de la ley 25.871, de Migraciones, que fija como impedimento para el ingreso y permanencia a aquel extranjero que haya sido “condenado” o tenga “antecedentes por tráfico de armas, de personas, de estupefacientes o por lavado de dinero o inversiones en actividades ilícitas” o por “un delito que merezca para la legislación argentina pena privativa de la libertad de tres (3) años o más”.

Este último punto, creen en el Gobierno, es la llave para “depurar” el ingreso. El asunto es que, en muchos casos, no se cuenta con la información de los países de origen.

“Con algunos, como Colombia, ya empezó a funcionar el intercambio de información migratoria, pero nos falta mucho”, confiesan desde Migraciones.

COMENTARIOS