Tecnología Social

Tecno aplicada: esta hamburguesería en Pekín te recomienda qué comer según la forma de tu cara

El nuevo sistema, establecido a modo experimental, comenzó a funcionar esta semana y fue desarrollado por el gigante tecnológico local Baidu, conocido en el país por sus servicios de búsqueda en internet

lunes 9 de enero de 2017 - 6:48 pm

Un restaurante de la cadena KFC en Pekín decidió aplicar un software que escanea la cara de sus clientes y, de acuerdo a sus características faciales y a los diferentes datos que puede recoger, les sugiere un determinado menú.

“Cuando un cliente entra en el restaurante, el sistema puede, según su cara, adivinar qué edad tiene, si es hombre o mujer, y analizar su carácter: si es abierto, si es tímido… de esta manera puede recomendar un determinado menú para él”, explicó el ingeniero de Baidu Qiao Shi.

La cadena se muestra reticente a explicar qué menú se corresponde con cada tipo de persona, señalando que depende de muchos factores: en una de las primeras pruebas, a un hombre de 30 años le sugirió uno económico y más bajo en calorías que los habituales en estos restaurantes de comida rápida, con sopa en lugar de hamburguesas.

Más tarde, una chica de 20 años a la que definió como “apasionada” le ofreció la posibilidad de un menú mucho más potente, con hamburguesa, alitas de pollo, refresco y hasta un postre, aunque el cliente tiene la última palabra y puede optar por otras opciones.

No parece que KFC, la primera cadena de comida rápida que llegó a China, y que en 2017 cumple 30 años en este país, se fije en si los clientes tienen sobrepeso o no a la hora de ofrecerlos uno y otro menú, ya que la inteligencia artificial por ahora no calcula su masa corporal.

El técnico de Baidu explicó que la compañía lleva varios años desarrollando esta tecnología de inteligencia artificial y que KFC, que desde 2016 es una rama independiente de la firma original estadounidense, es el primer negocio de restauración que ha decidido ponerla al servicio de sus clientes.

Según Qiao, este sistema ya es utilizado en bancos y aseguradoras de China, aunque en ese tipo de establecimientos por ahora no con el fin de ofrecer a los clientes determinados productos, sino más bien para confirmar su identidad o para tener estadísticas de sexo, edad y otros parámetros.

COMENTARIOS