Torneo ATP

El vicepresidente de la AAT negó que haya estado detrás de los cantitos en contra de Del Potro

La novela interminable entre la Asociación Argentina de Tenis y Juan Martín Del Potro sumó ahora un nuevo capítulo y protagonista. Se trata de Héctor Romani, vicepresidente, que emitió una carta abierta para desligarse de las acusaciones

sábado 22 de febrero de 2014 - 8:44 am

El dirigente de la entidad madre del tenis en Argentina negó cualquier acusación sobre su persona por arreglar que el público presente en el Patinódromo de Mar del Plata haya cantado en contra de Del Potro, quien renunció a jugar la primera ronda del Grupo Mundial de la Copa Davis,y ahora por todo el 2014.

Esta semana, el presidente Arturo Grimaldi, luego de pedirle a Del Potro un “diálogo” para llegar a buen puerto, también se había mostrado contrariado por los cánticos en contra del tandilense en las últimas series de Copa Davis, dato que Del Potro no dejó pasar en su comunicado de prensa.

“He manifestado que los cánticos en la cancha son una falta de respeto y que no entienden lo que nos da Juan Martín semana a semana”, había dicho Grimaldi.

Aquí, la carta completa emitida por Héctor Romani:

Con enorme dolor, me dirijo a la familia del tenis y al público en general porque siento la necesidad de aclarar una situación que considero por demás injusta, desagradable e infeliz. Este descargo lo hago como vicepresidente de la Asociación Argentina de Tenis, pero más aún como persona, más allá del cargo circunstancial que ocupo.

En las últimas horas salieron a la luz versiones periodísticas, citando como fuente el entorno del jugador Juan Martín del Potro, que supuestamente me vinculaban con un hecho deleznable, como es el haber estado presuntamente implicado en un arreglo con parte del público argentino en Mar del Plata, en ocasión de la última serie de Copa Davis, para impulsar cantos en contra del mencionado tenista. No puedo permitir, de ninguna manera, que mi honorabilidad esté en tela de juicio por un hecho supuesto que jamás, ni en el peor de mis momentos, se podría cruzar por mi cabeza.

Tengo una trayectoria personal y una profesional que van de la mano, porque no se puede separar una de la otra: fui, soy y seré la misma persona. Tengo una familia que se ve afectada por esta infundada y lamentable sospecha. Tengo amigos y seres queridos que se sienten igualmente tocados. Y tengo una carrera profesional personal en la que he alcanzado altos niveles jerárquicos en algunas de las más importantes empresas del país siguiendo un claro lineamiento de conducta honorable.

Me parece vil vincularme con una circunstancia que atentaría no solamente contra un jugador en particular, sino contra los propios intereses de la Asociación Argentina de Tenis, prestigiosa institución en la que, además, tengo responsabilidades relacionadas con tenistas menores, en desarrollo, a quienes les transmito valores de honestidad y transparencia.

Agradezco profundamente la defensa que de mi persona ha hecho el Dr. Arturo Grimaldi, presidente de la AAT. No obstante, por todo lo expuesto anteriormente es que tengo la necesidad personal de expresar que no puedo aceptar ni siquiera la posibilidad de una versión o rumor que ponga en duda mi buena fe, como persona de bien que fui, soy y siempre seré.

COMENTARIOS