Papa Francisco

El Papa bromeó con Dilma Rousseff sobre su apoyo a la selección brasileña

Francisco bromeó hoy con su apoyo a la selección brasileña en el próximo Mundial, al recibir en el Vaticano a la presidenta Dilma Rousseff, quien le obsequió una camiseta verdeamarela firmada por Pelé

viernes 21 de febrero de 2014 - 7:29 pm

Luego de haber recibido la camiseta del pentacampeón firmada por Pelé, Francisco bromeó con al primera mandataria brasileña sobre su apoyo a la verdeamarela. Además, recibió una pelota con la rúbrica de Ronaldo.

“Con esos regalos voy a tener que rezar para que Brasil gane el Mundial”, dijo entre risas el pontífice argentino.

Ante la humorada del Papa, Rousseff simplemente le pidió que fuera “neutral”. [pullquote position=”right”]El Papa bromeó con Dilma Rousseff sobre su apoyo a la selección brasileña.[/pullquote]

La mandataria aprovechó el encuentro para invitar al Papa a la Copa del Mundo, que se jugará entre el 12 de junio y el 13 de julio en Brasil, y que tiene a las selecciones local y argentina entre las candidatas. No es la primera vez que Rousseff y el Papa chicanean sobre este tema, a sabiendas de la rivalidad futbolera entre ambos países.

Hace casi un año, tras la asunción de Francisco, Rousseff apeló a otra salida con humor para responderle a un periodista argentino: “Ustedes tienen mucha suerte, ustedes tienen un gran Papa, Argentina merece felicitaciones, pero nosotros siempre decimos que si el Papa es argentino, Dios es brasileño”.

El pontífice es un apasionado por el fútbol en general y por San Lorenzo de Almagro, en particular.
A tal punto llega la identificación del Papa con los azulgranas que cuando en diciembre último el equipo obtuvo el título en el Torneo Inicial, una pequeña delegación encabezada por el presidente Matías Lammens y el vicepresidente Marcelo Tinelli voló hacia el Vaticano para regalarle la Copa e inclusive el arquero Sebastián Torrico, protagonista en el partido decisivo, le obsequió lo guantes con los que realizó una atajada histórica por su trascendencia.

COMENTARIOS