Sociedad

Prohíben a los autos con alcohol en la Costa Atlántica

Después del desplazamiento sobre el comisario de Villa Gesell, la Provincia de Buenos Aires ordenó a todos los intendentes que “identifiquen e informen” de las “fiestas” improvisadas en la calle

martes 3 de enero de 2017 - 6:25 am

Luego del caos en Villa Gesell, la Provincia de Buenos Aires ordenó a todos los Intendentes de la Costa Atlántica a que “identifiquen e informen” los puntos de encuentro que suelen usar los jóvenes para celebrar la noche entre coches tuneados con potentes parlantes y heladeritas “móviles” repletas de alcohol.

No sólo eso: según indica el diario Clarín, también dispuso que luego de la caída del sol se armen barreras de controles policiales en los principales accesos a la costa para prohibir que durante la noche entren jóvenes que en sus autos lleven botellas con algún tipo de licor. Los controles comenzaron anoche.

“Acabo de cortar con el ministro Ritondo (de Seguridad provinicial). Nos pidió que colaboremos con personal municipal en el armado de controles para evitar el ingreso a la costa de los vehículos preparados con grandes equipos de música y que en su interior haya alcohol, una tendencia que se impuso con fuerza este verano ante el aumento muchas veces desmedido de las entradas de los boliches y precio de las consumiciones en pubs”, señaló el Intendente de Villa Gesell, Gustavo Barrera.

Te puede interesar:

Y agregó: “Trabajamos y tomamos medidas que creemos necesarias para que no se vuelvan a repetir los enfrentamientos del 1° de enero”. Consultado por los lugares donde implementan los controles, indicó: “Desde hoy a la noche (por ayer), lo vamos a hacer en la Avenida 1 (a unos 100 metros el mar) y sus cruces con Buenos Aires, 104 y 105”.

El jefe de Seguridad provincial, Cristian Ritondo, lo confirmó. “Es una medida de prevención que puede ser muy efectiva. Además de Gesell, lo haremos en Pinamar, Ostende, Valeria del Mar y Cariló. Necesitamos la colaboración de las municipalidades. La propios veraneantes nos piden clausurar las entradas y evitar el ingreso de gente que pueda generar disturbios”.

Desde el municipio de Pinamar aclararon que allí ya habían reforzado los controles. Matías Yeannes, secretario de Seguridad de la ciudad, dijo que “desde el cierre de los boliches Ku y El Alma tenemos un operativo más exhaustivo de control en la Avenida del Mar, donde suelen concurrir muchos jóvenes”.

Tras los disturbios del domingo a la madrugada en Gesell, la prioridad de los jefes del Operativo Sol pasó a ser la de armar, con cierta urgencia, una especie de mapa de esos lugares “de reviente” que los jóvenes eligen como alternativa a los boliches y bares tradicionales.

“Hoy los pibes no pueden garpar una entrada de 300 pesos mangos a una discoteca. Tampoco van a pagar 120 mangos por un fernet en un bar de moda. Hacen una vaquita y, por la misma guita, van al chino y llenan esos cajoncitos de telgopor”, dice Pablo Peralta, encargado de un parador de la costa gesellina.

COMENTARIOS