Año Nuevo

Año Nuevo: un hombre perdió un ojo y un niño sufrió quemaduras por el uso de pirotecnia

Desde el Hospital del Quemado informaron que son trece los casos de lesiones entre adultos y niños; el número es menor que en años anteriores

domingo 1 de enero de 2017 - 10:54 am

Al menos 13 personas con quemaduras, dos de ellas de gravedad, fueron asistidas durante los festejos de Año Nuevo en el Hospital del Quemado ubicado en el barrio porteño de Caballito.

La médica de guardia Miriam Miño informó que “la mayoría de los casos fueron ambulatorios, solo dos fueron de gravedad y esta mañana seguían internadas”.

“Un joven de 25 años perdió un ojo al estallarle un artefacto cerca de la cara” y presentaba diversas quemaduras por lo cual, “tras consultar con el Hospital de Ojos, fue operado esta madrugada” en el centro del Quemado, relató la médica.

Agregó que “el otro paciente internado es un nene de 7 años que sufrió quemaduras al ser alcanzado por un elemento de pirotecnia, pese a que su mamá intentó protegerlo con su cuerpo”.

Miño indicó que el chico de siete años “tiene quemaduras importantes, aunque no con riesgo de vida” pero advirtió que “puede tener secuelas graves” porque “tiene un 25 por ciento del cuerpo quemado”.

“El niño va a estar internado un mes o un mes y algo, y le quedarán secuelas”, estimó en declaraciones al canal de noticias TN.

Respecto al otro de los pacientes que se encuentra grave, la médica explicó que por la explosión de bengalas en su cara el joven sufrió una “pérdida ocular y una gran lesión”.

“Estaba acomodando el recipiente para poner la bengala, en vez de salir para arriba le pegaron en la cara. Fue una cirugía larga que hicimos juntos con los (médicos) del hospital Santa Lucía porque perdió un ojo y el otro puede salvarse”, amplió.

La doctora destacó que para las estadísticas “la cantidad de pacientes asistidos esta madrugada fue casi similar a los atendidos en Navidad y sustancialmente inferior a los del año pasado”.

“Hay noches que teníamos que atender 400 pacientes pero no eran tan graves las quemaduras. Ahora va disminuyendo la cantidad de pacientes pero pasa esto que vienen con mayor gravedad, deja un sabor amargo”, comparó.

Fuente: DyN

COMENTARIOS