Salud

¿Exponerse a los rayos del sol es bueno o malo?

Esto puede provocar cáncer de la piel, arrugas y envejecimiento de la epidermis; sin embargo, en pequeñas dosis son beneficiosos para la salud, enterate más en esta nota

sábado 31 de diciembre de 2016 - 11:49 am

Nada en exceso es bueno, y tomar sol no es la excepción, ya que si bien exponerse a sus rayos en cierta forma es recomendable, hay que tener en cuenta las contras y los daños que puede ocasionar.

Beneficios de tomar el sol:

  • Destruye los microbios y otros microorganismos. Por eso es importante asolear y airear la ropa de cama que no se lava regularmente.
  • Da a la piel un aspecto saludable y contribuye a tornarla suave y flexible. Una piel tostada con moderación es más resistente a las infecciones y quemaduras por el sol que la piel no asoleada.
  • Mejora el estado de ánimo y produce una sensación de bienestar. La exposición al sol combinada con el ejercicio activo, es una importante ayuda en el tratamiento de las depresiones agudas y crónicas. Las personas que se sienten deprimidas durante los fríos y nublados en los meses de invierno, deben aprovechar la luz solar.
  • El cuerpo puede producir vitamina D mediante la acción de la exposición de la piel al sol, esta vitamina permite que el cuerpo tome calcio de los intestinos para usarlo en el mantenimiento de huesos fuertes y saludables. Previene el raquitismo en los niños y adultos y contribuye a la prevención de la osteoporosis.
  • Fortalece el sistema inmunitario.
  • Alivia el dolor de las articulaciones artríticas inflamadas.
  • Alivia ciertos síntomas del síndrome premenstrual.

Efectos malos a la exposición al sol:

  • La luz solar es un factor de riesgo importante en el cáncer de la piel, especialmente para las personas de piel blanca. El exceso de sol para ellas puede ser especialmente perjudicial.
  • Quemarse la piel es muy perjudicial para todos. Cada vez que una persona se quema al sol destruye tejidos sanos y vivos. Las quemaduras repetidas causan daño irreversible y pueden facilitar la aparición de cáncer en la piel.
  • Como si todo eso no fuera suficiente, las quemaduras repetidas y hasta el tostado profundo de la piel destruyen gradualmente la elasticidad y sus glándulas sebáceas, produciendo arrugas y envejecimiento prematuro.
  • Algunos estudios recientes indican que una dieta con elevado contenido de grasa, cuando se combina con la exposición a la luz del sol, puede promover el cáncer epidérmico.

Medida de seguridad que puede adaptarse para tener una exposición segura y saludable a la luz solar:

  • El bronceado moderado es protector, algo así como ponerle espejos oscuros a la piel. Pero cada uno debe comprender su propia tolerancia a la luz del sol. La gente de piel clara y los pelirrojos deben comenzar con una exposición de cinco minutos diarios. Las personas de piel más oscura pueden comenzar con 10 o 15 minutos por día. Una exposición al sol de hasta 30 minutos diarios es un objetivo realista para la mayor parte de la gente.
  • ¡Nunca te quemes la piel! Usá ropa y loción protectora si lo necesitás. Tené cuidado especial cuando te encuentres en la nieve o en la playa en días nublados, por la resolana.
  • Antes de salir de vacaciones, prepará tu piel exponiéndola progresivamente al sol en los días anteriores hasta que quede rosada.
  • Unos pocos minutos de exposición de la cara y las manos a los rayos del sol cada día, producirá toda la vitamina D que puedas necesitar.
  • Abrí las puertas y ventanas en tu casa para que entre el sol en la mañana. Eso mejorará tu salud y elevará tu estado de ánimo.
  • Siempre usá un bloqueador solar antes de exponerte al sol, para que cuide y proteja tu piel.
    La luz del sol se ha considerado durante miles de años como fuente de vida. Pero hoy sabemos que puede sanar o destruir, según la forma como la usemos.

Fuente: Verónica Villalobos

COMENTARIOS