Aplicaciones

Estudio alerta del peligro de las aplicaciones de fitness y salud

El estudio asegura que las aplicaciones fallan en la protección de la salud de los usuarios

miércoles 28 de diciembre de 2016 - 10:25 pm

A pesar de su creciente popularidad y de la furia de las compañías que, como Apple, se lanzaron a construir gadgets para medir los signos vitales humanos, las app de salud y fitness no son todo lo que prometen: para estas compañías, hay que recordar, la salud es un negocio.

La Universidad de Michigan ha realizado un estudio, publicado en “Health Affairs”, en el que ha evaluado un total de 137 aplicaciones de salud. Todas ellas eran las mejor valoradas por los usuarios, tanto en la App Store como en la Play Store.

Los investigadores, conscientes de que cada vez son más las personas con “smartphones”, decidieron realizar este estudio después de ver cómo el mercado de las aplicaciones relacionadas con la salud se ha disparado, al mismo tiempo que falta una “estrategia clara sobre cómo los proveedores deben evaluar y recomendar dichas aplicaciones a los pacientes”, aseguran. Además, los profesionales de la salud y asegurados médicas, entre otros, “han evitado en gran medida recomendar formalmente” este tipo de “apps”.

Así, los investigadores se encontraron con que las funcionalidades de las aplicaciones fallan en la mayoría de las ocasiones, pecan en sus políticas de privacidad y la mayor parte “no respondía adecuadamente cuando un usuario ingresaba una información potencialmente peligrosa”.

El estudio analizó nueve variables de cada app: población objetivo, tipo de funcionalidad relacionada con el compromiso del paciente, clasificación de la tienda de aplicaciones, utilidad clínica, usabilidad, capacidad de respuesta a la información del usuario que pueda indicar peligro para la salud, política de privacidad, mecanismo de intercambio de datos y costes.

Uno de los hallazgos más importantes es que la valoración que obtienen las aplicaciones en las tiendas (las estrellas) no se corresponde con el hecho de que realmente la aplicación sea útil. Es decir, que una aplicación tenga cinco estrellas no significa que ofrezca una información médica buena.

En cuanto a las cláusulas de privacidad, los investigadores comprobaron cómo solo el 64% de las aplicaciones analizadas tenía una clara política de privacidad. Por tanto, no se sabe qué hacen los desarrolladores con los datos personales que ingresan los usuarios en el resto de las apps analizadas. Además, la mayoría de las aplicaciones permitían compartir la información con otras personas, pero el 60% lo hizo a través de métodos inseguros.

Por otro lado, el estudio asegura que las aplicaciones fallan. Y es que el 60% ofrece información inexacta al paciente después del diagnóstico, que se basa en preguntas.

COMENTARIOS