Negocios

Vuelos: los peligros del ingreso de las “low cost” al mercado argentino

Las empresas que desean hacer pie en el país son Avianca, FlyBondi, Alas del Sur, American Jet y Andes; vínculos con la salida de Isela Constantini y facilidades a compañías sin capital social

martes 27 de diciembre de 2016 - 12:56 pm

El desembarco de las empresas “low cost” en el sector aerocomercial promete generar polémica en la Argentina. La saliente presidenta de Aerolíneas Argentinas, Isela Constantini, fue la primera en encender una señal de alerta sobre el tema: según confirmaron desde el interior de la compañía a Nexofin, su salida no se debió sólo a una negativa por ajustar, sino también a su oposición al ingreso de compañías aéreas extranjeras para ofrecer servicios locales en nuestro país.

“Es una clara competencia desleal y, si se concreta la llegada de estas empresas, es el certificado de defunción para Aerolíneas”, explicó la misma fuente a este medio.

La firma estatal transporta el 99 por ciento de sus pasajes de cabotaje y el 100 por ciento en las rutas sudamericanas de los vuelos y frecuencias que entrarían en disputa.

Las líneas que pretenden ingresar en el mercado son Flybondi, que busca operar 99 rutas (56 de cabotaje y 43 internacionales) con un capital social de tan sólo 6000 dólares; Alas del Sur, que solicitó permiso para volar en todo el país y el extranjero, pero no cuenta con aviones y acompañó una oferta para alquilar dos aeronaves, pero su capital social no le alcanza para pagar 15 días de alquiler; y Avianca, empresa con aceitados vínculos con el Poder Ejecutivo.

avion

Las otras dos empresas son American Jet y Andes, que ya operan y pretenden expandirse en el país. Sin embargo, Avianca, Flybondi y Alas del Sur que no cuentan con espalda financiera, permisos ni estructura para hacerse cargo de la operatoria, según detalló el periodista Cristian Carrillo.

Hay una apuesta del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, por el low cost “a medida”, que provoca una polémica sobre la demanda que precisa el sistema, y la capacidad de las rutas domésticas de cumplir con esas expectativas -con la excepción de escalas corporativas en horarios pico, o temporadas altas en destinos turísticos que tampoco son demasiados-.

Los críticos dicen que el modelo “low cost” funciona bien en Europa (7.000 ciudades que mueven turismo y economía) o Brasil (con el hub SAO o Sao Paulo que distribuye a 200 destinos turísticos internacionales de primer nivel), que no es el caso argentino. En cambio, Estados Unidos tiene su gran hub en Atlanta (Georgia), que operan las grandes líneas locales y alguna que otra menor, pero no existe un furor por este tipo de vuelos.

Posibles despidos

A través de un comunicado, los trabajadores de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) solicitaron que la autorización a las “low cost” para operar las rutas aéreas no se firme a expensas del incumplimiento o degradación en cuanto a la seguridad aérea.

Desde el sindicato de Ricardo Cirielli rechazaron cualquier tipo de eliminación o cambio en las regulaciones aeronáuticas de capacitación, licencias, habilitaciones y exámenes de salud. También alertaron ante posibles eliminaciones de exigencias en cuanto al mantenimiento y reparación de las aeronaves.

También alertan sobre la posible pérdida de puestos de trabajo y piden que la llegada de las Low Cost no vaya en detrimento de “la pérdida de legislación laboral y flexibilización de contratos laborales, sobrecargando tareas, implementando la poilifuncionalidad, aumentando las horas de trabajo, pagando salarios mínimos y no asegurando la estabilidad laboral”.

COMENTARIOS