Crisis en Venezuela

Sin regalos: la triste Navidad de los venezolanos en medio de la crisis

La inflación devora los salarios y las familias necesitaban casi un tercio de sus ingresos sólo para preparar la cena del 24

domingo 25 de diciembre de 2016 - 10:35 am

La crisis en Venezuela se propraga incluso en las fiestas. Después de mucho buscar, Gabriela y Carlos encontraron el carrito a control remoto que su hijo Gabriel deseaba para Navidad.

Pero en solo dos semanas, mientras completaban el dinero, la inflación que azota a los venezolanos tornó impagable el juguete.

Costaba 75.000 bolívares cuando lo vieron por primera vez, pero al volver al almacén había subido a 105.000, casi cuatro salarios mínimos.

El precio equivale a 156 dólares a la tasa oficial más alta, y a 38 dólares en la del mercado negro. Sin embargo, el sueldo básico en Venezuela es de apenas 40 dólares a la cotización oficial, y de 9,8 a la del paralelo.

La inflación, que según el FMI cerrará este año en 475% y se disparará hasta 1.660% en 2017, ensombrece la Navidad venezolana. Prácticamente devoró los cuatro aumentos del salario mínimo decretados por el presidente Nicolás Maduro en 2016.

Sin las luces y adornos que antaño daban colorido a la espera de Navidad y Año Nuevo, muchas calles de Caracas se ven vacías como en un feriado cualquiera, en vísperas de “la llegada del Niño Dios”.

Este año, muchos arbolitos quedarán vacíos de regalos. Los trabajadores venezolanos que ganan el salario mínimo reciben además un bono mensual de 63.720 bolívares (94,6 dólares a tasa oficial y 23,1 del mercado negro), intercambiables únicamente por alimentos y artículos de higiene.

El reajuste de ese bono suplementario, que se otorga mediante tickets y no en dinero efectivo, supera el reajuste del sueldo básico, por lo que los empleados ven casi estancadas sus prestaciones, como los aguinaldos, que Maduro ordenó pagar desde fines de octubre.

“Los bachaqueros (revendedores que proliferan por la escasez) ganan hasta cinco veces más que un profesional”, según el sindicalista Froilán Barrios.

Para Humberto García, presidente de la Academia de Ciencias Económicas de Venezuela, subir salarios para compensar la inflación “es una carrera perdida” si no hay cambios en el modelo económico centralista, que incluye un férreo control de cambios y de precios.

El alto costo de vida también impacta en la cena de Navidad y Año Nuevo. Una familia como los Cabrera precisa un tercio del ingreso mínimo (salario más bono) para preparar el plato navideño por excelencia: la hallaca, un tamal de maíz relleno con carne de res, pollo, aceitunas y uvas pasas.

Según el Centro de Documentación y Análisis de la Federación Venezolana de Maestros, el costo de la canasta alimentaria quintuplicó en noviembre el ingreso básico.

Las fiestas navideñas fueron antecedidas por violentas protestas y saqueos el pasado fin de semana en varias ciudades, que dejaron cuatro muertos y cientos de detenidos, ante el retiro del billete de 100 bolívares (0,15 dólares a la tasa oficial), el de mayor valor y circulación.

Fuente AFP

COMENTARIOS