Sociedad

Universidad de Jujuy: durísimo informe de la Auditoria en la era kirchnerista

Las principales irregularidades que encontraron están concentrados en el manejo contable, el movimiento de fondos y el uso de cuentas bancarias, cheques y cajas de seguridad

domingo 25 de diciembre de 2016 - 10:12 am

El ex rector de la Universidad Nacional de Jujuy es un visionario. Entre 2008 y 2014, mucho antes que se aprobara la reforma a la ley del impuesto a las Ganancias, él mismo se tomó las atribuciones de los legisladores y estableció un nuevo mínimo no imponible para docentes, no docentes e investigadores de esa casa de estudios.

Los trabajadores, en principio, salieron beneficiados. Pero como la universidad no retuvo gran parte del impuesto, terminó generando una deuda de más de $ 10 millones con la AFIP, que ahora todos deben pagar.

Esta es apenas una de la innumerable lista de irregularidades que encontró la Auditoría General de la Nación en la Universidad de Jujuy durante la era K.

Según indica el diario Clarín, el lapidario informe será remitido la semana que viene al Congreso y la Jefatura de Gabinete.

La Auditoría revisó las áreas de Presupuesto y de Compras y Contrataciones de esa universidad en el período 2013 y primer semestre de 2014, cuando el rector era el peronista Enrique Arnau, ligado al kirchnerismo.

Ahora el rector es otro peronista, Rodolfo Tecchi, que tiene una alianza más amplia con sectores de Massa y el radicalismo. Y es el que impulsó la investigación de la AGN, “a raíz de que encontramos cuestiones que nos hacían pensar que era lo mejor”.

El informe fue presentado el miércoles por el auditor radical Alejandro Nieva en el Colegio de Auditores y recibió la aprobación por unanimidad del resto del auditores. Es la primera vez que la AGN hace una auditoría de la Universidad Nacional de Jujuy en sus 42 años de existencia.

Las principales irregularidades que encontraron están concentrados en el manejo contable, el movimiento de fondos y el uso de cuentas bancarias, cheques y cajas de seguridad.

Una de las situaciones que genera más sospecha es el “Programa Jóvenes con Más y Mejor Trabajo” (capacitación en oficios), que recibía fondos directamente del Ministerio de Trabajo de la Nación y que era coordinado por Cristian Arnau, hijo del rector y dirigente de La Cámpora.

Por esta tarea, Cristian recibió $ 1,2 millones en 2013. El programa tuvo “deficiencias significativas de control e incumplimiento de la normativa en adquisiciones de bienes y servicios y contratación del personal”, de acuerdo al informe.

El informe también alude al desmanejo de las cuentas bancarias: encontraron, en pleno cepo cambiario, diversas operaciones de compra y venta de dólares, una de ellas por casi $ 4 millones , en la que no se precisa el destino de ese dinero.

En el descargo, las nuevas autoridades afirman que que están adoptando medidas correctivas y que han instruido las investigaciones sumarias correspondientes.

COMENTARIOS