Navidad

La pesadilla que significan para los chicos autistas los fuegos artificiales

Para las personas que sufren este trastorno la pirotecnia significa un verdadero daño; estos son los consejos a tener en cuenta para aplacar su angustia

viernes 23 de diciembre de 2016 - 2:53 pm

Si bien es cierto que la pirotecnia le da un toque especial a las fiestas, también hay que tener en cuenta los peligros que esta conlleva: posibles accidentes, incendios y el daño que provoca su estruendo en los animales.

Además, hay un sector de la sociedad que no es ajeno a los efectos negativos de los fuegos artificiales; se trata de las personas con trastorno del espectro autista (TEA).

La médica especialista en terapia ocupacional y directora de Estampados Brincar, explicó al portal BigBang News lo que significa para los niños autistas esta situación.

“Una de las cosas mas importante que podemos hacer es realizar campañas de concienciación para que no tiren más fuegos artificiales. La realidad es que lo que para muchos es una diversión, para muchos otros es un gran dolor”, contó la profesional.

“Las personas autistas no pueden procesar bien los estímulos sensoriales. Hay cosas que a nosotros nos resultan molestas y ellos directamente no las pueden procesar por eso las viven como dolorosas, por ejemplo los fuertes ruidos. Capaz nosotros no nos damos cuenta de estos ruidos pero a ellos le hace daño”, explicó Noelia.

Y continuó: “A esto se les suma que no pueden anticiparse, por eso para ellos es una situación de mucho estrés. Ellos no saben cuándo van a ocurrir las explosiones y tampoco entienden porqué suceden, por eso lo viven como un momento feo: se encierran y lloran desconsoladamente”.

Además especificó lo que tienen que hacer los padres para que sus hijos no sufran tanto: “Los padres buscan lugares lejos de los ruidos, tratan de evitar ese estímulo”.

Resultado de imagen para nene asustado

¿En qué constan las actividades previas a este momento?: “Días anteriores a las fiestas vamos exponiendo a los chicos a este tipo de ruidos y hacemos lo que se llama desestimación sistemática: les ponen un ruido a volumen muy bajo, y a esto le sumamos imágenes para que las puedan asociar como para que su sistema nervioso se vaya acostumbrando al estimulo nocivo”.

“Por ejemplo, le ponemos fotos y videos de fuegos artificiales a un sonido bajito como para que vayan incorporando esos sonidos. esto también se hace para diferentes ruidos por ejemplo con el torno para cuando van al dentista. Es la mejor manera de acercarlos controladamente para que vayan perdiendo la hipersensibilidad auditiva”, explicó.

“Hay padres que se van a pasar las fiesta alejados de los lugares donde tiran fuegos artificiales. Eligen campos o provincias donde no usan abundante pirotecnia. Y los que no pueden llevarlos lugares tranquilos utilizan otro mecanismo: arman un lugar tranquilo dentro de sus casas, tipo una habitación. Les ponen auriculares con música tranquila y de esta manera disminuyen la llegada de este estímulo que perjudica a su ser querido”, narró Soto.

Además contó otra técnica que se utiliza en estas fechas: “También hacemos historias explicativas en las que se le explica al chico qué va a pasar durante estas fechas. Armamos como un ‘cuentito’ en primera persona y le explicamos todas las situaciones que puede llegar a vivir como para que estén preparados: ‘El 24 a la noche voy a escuchar unos ruidos molestos. En caso de que me hagan doler y tenga ganas de estar en un lugar cerrado, puedo apretar una pelotita y pedirle ayuda a mis papas”. De esta manera los chicos tienen la posibilidad de pedir ayuda en caso de que se sientan mal”.

Tras detallar el sufrimiento al que se exponen las personas con TEA durante estas fechas, la profesional contó la tarea que realizan en Estampados Brincar.

“Estampados es un programa que depende de Brincar. Somos como un programa aparte que es un taller de aprendizaje de oficios. Hoy en dia hay 22 chicos con perfil de TEA con diferentes grados con desafío cognitivo. La idea es que los chicos no sólo aprendan una tarea sino que también adquieran responsabilidades que les ayudarán a futuro”, especificó.

“En el taller los chicos estampan diferentes cosas para vender: bolsas, remeras, delantales de cocina, mouse pads, tazas, pines, cartucheras, musculosas y posa vasos. Además los que prefieren hacer otras tareas que no sean tan manuales pueden contestar los mails de pedidos, hacer control de stock y pagarle a los proveedores”, agregó Noelia.

“Hay miles de formas de pasar las fiestas sin perjudicar al otro. Le pido a la gente que recuerde que los fuegos artificiales perjudican a las personas con TEA y a sus familias”, finalizó.

COMENTARIOS