Donald Trump Presidente

¿Por qué Trump y Putin agitan el temor de una nueva carrera nuclear?

Ambos líderes hicieron llamados ayer a reforzar la capacidad de sus respectivos arsenales atómicos. Los dos países los venían reduciendo desde fines de los años 80

viernes 23 de diciembre de 2016 - 10:12 am

¿El mundo puede vivir pronto un conflicto histórico entre dos potencias? La amenaza de una nueva era de proliferación nuclear impulsada por los Estados Unidos y Rusia, los dos mayores arsenales atómicos del mundo, se volvió más cercana que nunca ayer.

El presidente electo norteamericano, Donald Trump, tuiteó ayer que su país debe “fortalecer y expandir” su arsenal atómico.

Según indica el diario La Nación, el mensaje pareció una respuesta a la orden que le dio el jefe del Kremlin, Vladimir Putin, a sus generales de “reforzar la capacidad militar de las fuerzas nucleares estratégicas”.

“Estados Unidos debe fortalecer y expandir en gran medida su capacidad nuclear hasta que el mundo entre en razón con respecto a las armas nucleares”, tuiteó Trump desde su residencia en Florida.

Te puede interesar:

Durante la campaña, Trump prometió que si llegaba a ser presidente, Irán nunca tendría armas nucleares. Y sugirió que Japón y Corea del Sur deberían poseer armas nucleares para poder hacer frente a la amenaza nuclear de Corea del Norte. También se mostró a favor de que Arabia Saudita las tuviera.

Concederle a Japón y Corea del Sur el estatus de potencias atómicas implica ir en contra de 70 años de política exterior estadounidense desarrollada tanto por demócratas como por republicanos.

Actualmente los Estados Unidos cuenta con 7100 cabezas nucleares contra las 7300 de Rusia, según datos difundidos por la prensa especializada. Desde fines de los 80 la Casa Blanca y el Kremlin vienen reduciendo sus arsenales nucleares de común acuerdo, pero esa tendencia podría cambiar ahora.

Trump tuiteó horas después de un discurso en el que Putin fijó las prioridades de su ejército para 2017, recalcando la necesidad de aumentar la capacidad nuclear de su país y la vigilancia en sus fronteras.

“Hay que reforzar la capacidad militar de las fuerzas nucleares estratégicas, sobre todo con la ayuda de sistemas de misiles capaces de atravesar sistemas de defensa antimisiles existentes o futuros”, dijo el presidente ruso ante cientos de oficiales de sus ejércitos.

Moscú espera la investidura de Trump el 20 de enero para rebajar las tensiones que mantuvo con la administración de Barack Obama en los dos últimos años, a causa de los conflictos de Ucrania y Siria.

Rusia se muestra preocupada por la instalación en Rumania y en Polonia de elementos del escudo antimisiles norteamericano, que Moscú denuncia como un intento de reducir su capacidad de disuasión nuclear.

Unas acusaciones desmentidas por Washington, que afirma que el escudo trata de proteger Europa ante una posible amenaza iraní.

Putin acusó en junio a la OTAN de querer conducir su país a una “frenética” carrera armamentista y de romper “el equilibro militar” en vigor en Europa desde la caída de la URSS.

A fines de 2014, la nueva doctrina militar de Rusia, cuyo gasto militar alcanza ahora el 21% de su presupuesto (aunque sigue siendo muy inferior al de Estados Unidos), ya designaba la expansión de la OTAN como una amenaza fundamental para la seguridad del país.

“Hay que prestar atención a cualquier cambio en el equilibrio de fuerzas y de la situación político-militar en el mundo y, sobre todo, en las fronteras rusas. Y corregir a tiempo nuestros planes para eliminar las posibles amenazas contra nuestro país”, dijo ayer Putin.

El conflicto sirio le ha dado al ejército ruso la oportunidad de probar sus armas en situación real, ya sean misiles de crucero lanzados por submarinos, misiles estratégicos de largo alcance disparados desde el suelo ruso o el portaaviones Almirante Kuznetsov.

COMENTARIOS