Terrorismo

La policía italiana abatió en Milán al sospechoso del atentado de Berlín

"Alá es grande", fue el último grito de Anis Amri, el tunecino de 24 años que murió tras enfrentarse con oficiales de seguridad, según confirmo el ministro del Interior Marco Minniti

viernes 23 de diciembre de 2016 - 9:30 am

Anis Amri, el tunecino de 24 años sospechoso de haber atentado contra un mercado navideño el lunes en Berlín, fue abatido por la policía de Milán, durante un control, según anunciaron los medios italianos.

El último grito del joven, antes de morir en la madrugada de este viernes, fue “Alá es grande”.

Según confirmó en conferencia el ministro italiano de Interior, Marco Minniti, efectivamente se trató de Amri. “Sin lugar a dudas era él”, afirmó antes de contar que el terrorista sacó su arma “sin titubear”.

Amri llegó al barrio milanés de Sesto San Giovanni a bordo de un tren procedente de Francia y, tras verse en un control policial, sacó su pistola y abrió fuego contra los agentes, hiriendo a uno de ellos en la espalda.

Mientras tanto, el otro efectivo de la policía respondió a los disparos del tunecino y lo mató. El episodio sucedió a las 3:30 de la madrugada hora local (02:30 GMT).

terrorista

En la cabina del camión que embistió a una multitud en una feria navideña y dejó un saldo de 12 muertos, había aparecido un certificado alemán por el que se permitía la permanencia de un extranjero en el país pese a no haber obtenido asilo.

Así, se identificó a Amri, de 24 años, y nacido en la ciudad desértica de Tataouine, un poblado que inspiró a George Lucas para crear un planeta ficticio, pero que en la actualidad sufre los embates del Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

Estaba calificado como “peligroso” en las bases de datos de las fuerzas de seguridad por estar vinculado a “una gran red islamista”, según informó el periódico Bild.

En ese sentido, fuentes de la investigación citadas por la prensa local le atribuyen a Amri la condición de discípulo de Abu Walaa, recientemente detenido en Alemania y acusado de intentar montar una red de reclutamiento para grupos extremistas.

COMENTARIOS