Inseguridad

Ola de robos en San Telmo: vecinos indignados

Quienes viven en el barrio hablan de cuatro modalidades delictivas principales: motochorros, pungas, mecheras y robos piraña. Las víctimas preferidas son los turistas extranjeros

domingo 18 de diciembre de 2016 - 11:46 am

“Un policía me dijo que tenía miedo y yo le respondí: si vos tenés miedo con un arma, ¿qué me queda a mí, que soy una pobre vieja?”, cuenta Lina Berazategui, vecina y comerciante del barrio de San Telmo, el casco histórico de la Ciudad.

No es una excepción: según detalla el diario Clarín, en la zona son muchos los que denuncian que hay una ola de robos, los fines de semana principalmente.

Los sábados y domingos suelen ser días de descanso para el común de la gente. Pero los comerciantes de San Telmo aseguran que para ellos es el momento más tenso de la semana, por la cantidad de ladrones que se acercan a la zona. Y cuentan que los turistas extranjeros son los blancos preferidos.

Quienes viven en el barrio hablan de cuatro modalidades delictivas principales: motochorros, pungas, mecheras y robos piraña.

El modus operandi de cada uno es distinto: los primeros persiguen a la víctima durante varios metros y al primer descuido suben a la vereda y les arrancan carteras o mochilas. Los pungas tienen la misma técnica, pero andan a pie.

En cambio, las mecheras se meten de a varias en los locales, manotean lo que pueden y se lo van pasando unas a otras por si las descubren. En los robos piraña, grupos de menores acosan a las víctimas entre muchos y uno se encarga de robar.

Los bares y restoranes de la zona también están alerta. En Chile y Defensa, Walter Suárez, el encargado de una pizzería, no deja ingresar a los vendedores ambulantes porque “se llevan todo lo que hay a su alcance”. A dos cuadras, en Chile al 300, Diego Galarza atiende “La Taberna de Gilgamesh”: “Tengo todo tipo de clientes, los que consumen y los que roban a los que consumen”.

Los comerciantes concuerdan en que los manteros traen aparejada delincuencia. Y esto sucede porque no sólo ocupan las veredas de Defensa 700 hasta el 1100 casi sin dejar lugar a los peatones, sino que según las denuncias algunos también venden droga. Esto, sumado al caudal de gente que hay, es un combo ideal para los ladrones.

Cada tipo de ladrones ataca en días y horarios definidos. En la semana, las cuadras de Caseros, desde Piedras hasta Parque Lezama, están pobladas de grupos de menores que arrinconan a mujeres y ancianos para robarles tipo piraña.

Algo parecido sucede en Juan de Garay y Paseo Colón, esquina que se volvió parada obligada de delincuentes que acechan a los que esperan el colectivo.

Otra de las zonas calientes de San Telmo está en Defensa, del 900 al 1100. Según los vecinos, es allí donde se registran más robos.

COMENTARIOS