Corrupción Fifa

Intocables del Fifagate: Jinkis, beneficiados por Bonadio y con negocios con el Estado

Los empresarios, investigados por el pago de coimas millonarias en el escándalo FIFA, siguen con su negocio, pese a la investigación en su contra; llamativas decisiones de Bonadio en el caso

domingo 18 de diciembre de 2016 - 9:07 am

A menos de dos años del mayor escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA y manchó a empresarios ligados al fútbol, Hugo y Mariano Jinkis podrían decir que mantienen la misma vida que llevaba antes de aparecer en los diarios. En libertad a partir del beneficio que les otorgó el juez federal Claudio Bonadio y con vigentes negocios con el fútbol, esta familia puede decir que no tiene cicatrices de las esquirlas de la bomba de corrupción que estalló en mayo del 2015.

 

Según la Fiscalía de los EE.UU. que investiga el caso, los Jinkis -a través de la empresa FullPlay- habrían entregado sobornos a directivos de la Conmebol y de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Fútbol (Concacaf), para obtener los contratos de televisación de diferentes torneos de fútbol. A pesar de haber jugado un papel protagónico del escándalo, los Jinkis mantienen su posición en el negocio: la empresa FullPlay tiene un contrato que le permite vender los derechos internacionales de la primera división del fútbol argentino. Lo llamativo es que el mismo no haya sido rescindido tras el mega caso de coimas.

La dueña de esos derechos es la empresa Torneos, que a su vez está capacitada para sublicenciarlos. Una de esas sublicencias le pertenece a Full Play, según dio a conocer La Nación semanas atrás. El contrato rige entre el 1 de julio de 2014 y el 30 de junio de 2019 y sus términos permanecen amparados por una cláusula de confidencialidad. Y ambas partes callan el monto.

DYN07.JPG

Las decisiones de Bonadio, en la mira

Según pudo saber Nexofin de fuentes con acceso a la causa que se lleva adelante en Estados Unidos, las decisiones que tomó Bonadio en los últimos meses molestaron al Juzgado Federal de Primera Instancia del Distrito Este de Nueva York. Desde allí habían pedido la extradición de los Jinkis, en el marco de la investigación que llevan adelante por el FIFAgate. Ambos fueron sometidos a un juicio de extradición en el que Bonadio entendió que el delito por el cual los requiere la Justicia estadounidense no está tipificado en Argentina, por lo que rechazó de plano el pedido.

DYN15, BUENOS AIRES 28/10/2016, EL JUEZ CLAUDIO BONADIO DURANTE LA VII CONFERENCIA NACIONAL DE JUECES EN EL PALACIO DE TRIBUNALES.FOTO:DYN/EZEQUIEL PONTORIERO.

Pero antes de negar el requerimiento de la justicia de EE.UU., Bonadio ya había dilatado su decisión, luego que resolviera de oficio suspender por un mes el trámite del juicio de extradición y solictara más detalles de la causa a la Justicia estadounidense. Finalmente, y a pesar de contar con nueva información, el juez federal decidió rechazar la solicitud.

Pero no es el único beneficio de Bonadio hacia estos empresarios. En agosto del 2015, a poco de tomar las riendas de la causa en la que los invetsiga por los delitos de evasión impositiva y asociación ilícita, el magistrado los benefició con una rápida excarcelación.

Esta decisión se dio bajo la condición de no alejarse más de 60 kilómetros de la sede del juzgado y no ausentarse por más de 24 horas de su domicilio sin dar aviso al tribunal. Desde ese radio, los Jinkis siguen tejiendo las redes de su negocios millonarios.

COMENTARIOS