Economía

Lejos del tema Ganancias: más de la mitad de los trabajadores está en condiciones precarias

Durante la Encuesta de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA), Agustín Salvia dijo que “tanto la desigualdad persistente como la pobreza estructural son resultado de un modelo económico-productivo desequilibrado"

viernes 16 de diciembre de 2016 - 6:36 am

Datos que preocupan al sistema económico del país. La precariedad laboral, que fue creciendo a partir de 2010, se acentuó en lo que va de 2016, y ya golpea al 54,1% de los trabajadores ocupados, de acuerdo a la Encuesta de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA). En 2010 era del 50,6% y en 2015, del 52,5%.

Luego de una presentación del rector de la UCA, Monseñor Víctor Fernández, el Informe que se difundió este jueves precisa que al tercer trimestre de este año “se confirma una caída del empleo pleno, incluso del empleo precario, teniendo como correlato un aumento en el subempleo inestable y en la tasa de desempleo”.

Y agrega que “en igual sentido se observa un aumento significativo en el riesgo de desempleo y la percepción de los ocupados de considerar altamente difícil conseguir un empleo similar en caso de perder su actual trabajo”.

Según indica el diario Clarín, en números, este año el empleo pleno de derechos descendió del 43 al 41,4% y eso se debió al fuerte incremento del “subempleo inestable” que comprende a las personas ocupadas en trabajos temporarios o changas de baja remuneración, y que subió del 15,6% al 18%, en un contexto donde también aumentó la desocupación del 9,4 al 9,9%.

Esta pérdida de los empleos plenos golpeó con mucho fuerza a los ocupados del Gran Buenos Aires. De un 38,6% de empleos plenos en 2010, cayó al 33,7% en 2015 para volver a caer en 2016 a apenas el 32,4%. También el GBA sintió fuerte el incremento de la desocupación: creció del 9,7% en 2015 al 11,2% en 2016.

El aumento de la población ocupada en puestos precarios se concentró en el sector de los asalariados que, este año, subió del 25,2 al 31,8%, mientras para los no asalariados descendió del 82,9 al 79,1%.

Por su parte, aumentó el riesgo a caer en el desempleo medido a través de dos indicadores: por haber estado desocupado al menos una vez en el último año y por considerar, 8 de cada 10 trabajadores ocupados, que no podrá conseguir un empleo similar al que actualmente mantiene en su actividad en caso de cesantia. Entre los sectores de menores recursos, este año esta percepción es del 96,4% cuando en 2010 era del 91,7%.

En el tercer trimestre de este año, la desocupación afectó al 9,9% de la población activa, medio punto por encima del 9,4% de 2015, de acuerdo a la medición del Observatorio de la Deuda Social de la UCA. Son 1,4 puntos porcentuales por encima del 8,5% lo informado por el Indec.

Proyectado a todo el país el dato de la UCA equivale a casi 1,8 millón de desocupados. La desocupación golpea con mayor fuerza a las mujeres y a los jovenes, con un desempleo del 17,3% entre los que tienen entre 18 y 34 años, y del 14,4% entre las mujeres , mientras entre los varones es del 6,7%.

COMENTARIOS