Sociedad

Vecinos atacaron a piedrazos a bomberos tras apagar un incendio

Residentes del barrio Frino agredieron a una dotación de José C. Paz porque los acusaban de haber llegado tarde a apagar un incendio en una casilla de madera

jueves 15 de diciembre de 2016 - 11:33 am

El miércoles por la noche, una dotación de bomberos fue atacada a palazos y piedrazos por vecinos de José C, Paz, quienes los acusaban de haber llegado tarde para apagar un incendio.

El lamentable hecho ocurrió en el corazón del barrio Frino, una de las zonas más humildes de la región, poco después de las nueve de la noche.

“Recibimos un llamado de una vecina con hora 21.04 y salimos 21.07. Se llegó al lugar a las 21.14”, relató el responsable de la dotación de los bomberos de la zona, el subcomandante Facundo Peralta al canal Crónica.

Los bomberos llegaron a un incendio producido en un una casilla de madera, donde había un hombre herido por una descarga eléctrica y una mujer con dificultades para respirar, debido a la inhalación de humo.

“Cuando llegamos, era todo insultos y agresión verbal. Se quejaban de que estábamos llegando tarde. Pero no pasaba a mayores. Después de apagar el incendio, cuando empezamos a guardar el material, yo escuché un ‘¡guarda!’ y agacho mi cabeza. Ahí sentí un ladrillazo que me pegó con toda la fuerza en la espalda”, describió Marcos Galarza, uno de los bomberos agredidos.

Y continuó: “Alcancé a subir al móvil. La situación era desesperante. No me pudieron atender ahí porque ni las ambulancias se querían quedar en la zona. Me tuvieron que llevar a un lugar más seguro, alejado y asfaltado, para darme los primeros auxilios y después llevarme al hospital”.

Tanto Galarza, con una fuerte contusión en la espalda, como otro bombero, con el impacto de un piedrazo en una pierna, fueron trasladados y atendidos en el hospital Mercante.

Además, los dos vehículos con los que los especialistas se trasladaron recibieron fuertes daños y hasta amanecieron hoy con decenas de piedras en sus techos. “Al tratarse de unidades importadas, nos resulta casi imposible conseguir los repuestos. Nos rompieron, por ejemplo, uno de los reflectores que no sabemos cómo lo vamos a arreglar”, se lamentó el subcomandante Peralta.

Según afirmaron los especialistas, fue la segunda vez en el año que los bomberos, que trabajan de manera voluntaria, recibieron una agresión de este tipo por parte de vecinos. Durante el mes de julio, un piedrazo rompió el parabrisas de uno de los autobombas, que quedó inutilizable por semanas.

“Esto ya no se puede controlar. Vamos a tener que tomar algún tipo de medidas. Necesitamos que nos acompañe personal policial o de gendarmería a las zonas rojas de José C. Paz. Así estamos muy complicados”, advirtió Peralta.

COMENTARIOS