Política

Quién es Pablo Clusellas, el Zannini de Macri

El secretario de Legal y Técnica es amigo del Presidente desde la infancia. Es un hombre que pregona el perfil bajo con una militancia religiosa

jueves 15 de diciembre de 2016 - 6:03 am

La cena íntima del matrimonio, un lujo en estos tiempos movidos, se interrumpe por un llamado. El Presidente duda en atender, bajo la mirada atenta de Juliana Awada, pero cuando ve que quien lo molesta es un amigo suyo desde los 12 años no lo duda.

“¿Dónde estás?”, lo sorprende un apurado Pablo Clusellas. Cuando el secretario de Legal y Técnica se entera de su paradero en un restaurante de Avenida del Libertador, ordena al conductor José Torello, jefe de asesores de la Nación, cambiar el destino.

Minutos después, Macri se sube –sin Awada– en el asiento trasero del auto con los dos funcionarios, íntimos suyos, y vuelven al lugar donde se conocieron casi medio siglo atrás: el colegio Cardenal Newman en Boulogne.

Según detalla la revista Noticias, la escena data de fines de octubre, fecha en la que los tres amigos fueron a la cena de egresados en la que el mandatario, que junto a su camada cumplía cuatro décadas desde su egreso, se emocionó hasta las lágrimas cuando premiaron al ex alumno Jorge Triaca, hoy ministro de Trabajo.

Macri, a pesar de algunas idas y vueltas, siempre tuvo un vínculo con la institución en la que se formó. Quizá sea por eso que eligió tener a Clusellas en un puesto clave, el mismo que poseía durante la gestión del PRO en la Capital: su amigo es el encargado de dar el visto bueno final de absolutamente todo lo que firma el Presidente.

A pesar de la importancia estratégica de su cargo, el secretario es un hombre que pregona el perfil bajo con una militancia religiosa.

Historia. Clusellas vivió en carne propia la “pesada herencia”. Heredó su secretaría del polémico Carlos Zannini, otrora candidato a vicepresidente por el FPV, quien en público le sugirió al amigo de Macri que mantuviera a todas sus segundas líneas.

Para Clusellas, el primer tercio del año fue el más difícil: “Apagaron las luces y se fueron, no tuvimos nada parecido a una transición”, se lo escucha quejarse. No sólo tuvo problemas con la oposición.

En agosto la diputada Elisa Carrió, fiel a su estilo, dijo en una entrevista que había que buscar a “alguien bueno” para ocupar el cargo de Clusellas.

El funcionario, que antes de asumir había tenido una reunión privada de dos horas con la aliada del PRO “para ver cómo se podía construir mejor”, sigue sin entender el motivo de ese golpe. “No debe estar bien asesorada”, les dice a los suyos.

Clusellas y Torello son los únicos que compartieron los años de cursada con Macri en el Newman que están hoy en el Gobierno.

COMENTARIOS