Caso Báez

Desde la cárcel, Lázaro Báez le pasó cheques a quien sería su novia

La Justicia detectó que estuvo endosando cheques que después cobraba Liliana Costa a quien se le atribuye una relación personal con el empresario

miércoles 14 de diciembre de 2016 - 2:16 pm

El caso de Lázaro Báez sumó un nuevo capítulo. El empresario sigue manejando algunas finanzas de su holding desde el Penal de Ezeiza.

Según detalla el diario Clarín, esta semana la Justicia detectó que estuvo endosando cheques que después cobraba Liliana Costa a quien se le atribuye una relación personal con el empresario K.

Se sospecha que los cheques que solo en un mes superan los $ 495.000, fueron cambiados en cuevas financieras para evitar su bancarización frente al millonario embargo que le trabó el juez Sebastián Casanello.

La semana pasada se conoció que según el peritaje contable, el socio comercial de Cristina Kirchner declaró ante la AFIP un patrimonio de $ 66 millones a 2013, muy lejos de los $ 2.250 millones que ya le atribuye oficialmente el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN).

Esta semana se incorporaron a la causauna serie de cheques endosados recientemente, por el empresario K.

Se trata de cheques de pago diferido que fueron emitidos a nombre de Austral Construcciones SA (ACSA) y de Sucesión de Adelmo Biancalani. Las sumas se repiten mes a mes: $ 65.000, $ 211.507 y $ 38.720.

Este dinero no figura en las cuentas personales de la familia Báez ni mucho menos en la contabilidad de la empresa principal, que cuenta con veedores judiciales.

Algunos de los pagos realizados y que llegan a manos de Báez a través de Liliana Costa, son en concepto de alquileres por diferentes edificios que tiene ACSA.

Uno de ellos se encuentra en la calle Roosvelt 1815 en Capital Federal y el cheque correspondiente a esta dirección fue emitido por Contenidos Millenium SA por $ 38.720.

Otro grupo de cheques, cada uno por $ 65.000, se realizaron a favor de Sucesión Adelmo Biancalani, empresa que compró Austral Construcciones y que está incluida en la causa que investiga la corrupción en la obra pública con la que Báez fue favorecido durante el kirchnerismo.

En las habituales visitas que Costa realiza al penitenciario, le llevó estos cheques que con su número de documento y su firma que detalla bien su nombre y apellido, Báez endosó.

Las cuentas personales de Lázaro, sus hijos y de las empresas no se encuentran inhibidas, la Cámara pidió al Juez que encuentre un camino alternativo para garantizar "el normal funcionamiento" de las sociedades y que los procesados en la causa, puedan tener los ingresos necesarios para su manutención.

COMENTARIOS