Impuesto a las Ganancias

Empresarios alertan que si aprueban el proyecto opositor de Ganancias, habrá despidos

Creen que financiar la rebaja del impuesto con mayor presión tributaria no es el camino. Además, preocupa el déficit fiscal

martes 13 de diciembre de 2016 - 7:06 am

En medio de las duras negociaciones entre el oficialismo y la oposición en el Senado por el proyecto de Ganancias que ya tiene media sanción en la Cámara baja, los empresarios volvieron a la carga para advertir que si la iniciativa es convertida en ley tal cual salió de Diputados, se afectarán el empleo y la tan deseada llegada de inversiones.

“La Argentina viene de muchos años de barquinazos y cambios muy bruscos en su política, y concretamente en temas impositivos, donde se requiere que haya consensos. Necesitamos estabilidad porque eso le da tranquilidad a los que quieran invertir”, afirmó el presidente de la Asociación Empresaria Argentina (AEA), Jaime Campos.

El directivo enfatizó que el país “tiene una alta carga tributaria” y que si bien “hay que tratar de bajar gradualmente los impuestos, empezando por los distorsivos”, no se puede desfinanciar al país y ponerlo en riesgo”.

Según indica el Cronista Comercial, el proyecto que consensuó la oposición y que logró aprobar en Diputados es resistido por los empresarios porque, por un lado, genera mayores impuestos para hacer frente a la baja de Ganancias pero esos nuevos gravámenes no llegan a compensar lo que se deja de recaudar por la otra vía y, por ende, atenta contra el ya comprometido escenario fiscal.

También genera malestar el permanente cambio en las reglas de juego –el Gobierno eliminó el 5% de retenciones a la minería y el proyecto de ley las reinstala, como parte de las fuentes de financiamiento de la suba del mínimo no imponible de Ganancias– y la imprevisibilidad que genera para decidir nuevas inversiones.

Por último, reclaman los sectores que se verían afectados por mayores impuestos, como la minería, el rubro financiero y los empresarios del juego.

El déficit fiscal, que alcanza al 7% del PBI, es una de las mayores preocupaciones de los empresarios, así como también cómo será financiado.

Desde la UIA, el textil Jorge Sorabilla consideró que el proyecto “es una pinza que aprieta en forma desarticulada, ya que por un lado es bueno porque da más poder adquisitivo que se debería reflejar en mayor consumo, pero por el otro aumenta el déficit, que se traduce en mayor presión impositiva o aumento de deuda y que después termina impactando negativamente”.

COMENTARIOS