Judiciales

Alertan que Stiuso y Servini de Cubría encubren a Aníbal Fernández

Las 47 toneladas de efedrina ingresaron al país gracias a una aduana manejada por Ricardo Echegaray que sabía cumplir órdenes a ciegas del ex jefe del Gabinete

lunes 12 de diciembre de 2016 - 7:19 am

Tras la investigación de la distribución de las 47 toneladas de efedrina que ingresaron a la Argentina para ser utilizadas en la producción y exportación de MDMA, sobreviene como resultado de la pesquisa llevada adelante por Gerardo Pollicita y Servini de Cubría, la nada absoluta.

Todo obedece al reparto de niños a familias de militares a fines de los años 70 por la entonces jueza de menores María Romilda Servini de Cubría, cuya información completa tiene a buen resguardo el SIDE/AFI Jaime Stiuso.

Según detalla el portal Tribuna de Periodistas, las 47 toneladas de efedrina ingresaron al país gracias a una aduana manejada por Ricardo Echegaray que sabía cumplir órdenes a ciegas de Aníbal Fernández, quien se movía a las órdenes de Stiuso como sucede en las logias masónicas.

José Ramón Granero y Gabriel Abboud denunciaron todos los movimientos extraños de efedrina en la justicia federal y gracias a esas denuncias se pudo detener, entre otros, al “Rey de la Efedrina”, Mario Segovia.

Sin embargo, Servini de Cubría, por orden de Stiuso, procesó a los funcionarios de SEDRONAR enemigos de Aníbal y los introdujo en la misma causa donde están los denunciados por Granero y Abboud.

Hoy, a pasos del juicio oral, quienes llevan la causa se encuentran en un atolladero al no tener a los responsables directos del ingreso de efedrina a la Argentina y carecen de este elemento fundamental debido a que la dueña del Juzgado Federal 1, ha recibido la orden de no llamar ni a Echegaray ni a Aníbal, responsables del ingreso de efedrina a Argentina y lo único que tiene son supuestos partícipes necesarios, que en realidad son denunciantes del contrabando.

La casualidad judicial deja como saldo el ocultamiento de los verdaderos dueños de la efedrina y procesa a quienes denunciaron la maniobra, quienes llegarán a un juicio oral sin condenados.

COMENTARIOS