Cortes

Aumenta la preocupación en el Gobierno por los cortes de calles

Se presume que las concesiones a los piqueteros, con subsidios millonarios y con la ley de emergencia social, fueron a cambio de nada. En la Ciudad prometen cambios desde enero

lunes 12 de diciembre de 2016 - 6:23 am

El presidente Mauricio Macri planteó dentro del gabinete su seria preocupación por el descontrol en las calles de la ciudad de Buenos Aires, con piquetes de todas las organizaciones sociales.

Según detalla el diario La Nación, se presume que las concesiones a los piqueteros, con subsidios millonarios y con la ley de emergencia social, fueron a cambio de nada.

Fuentes de la Casa Rosada dijeron que el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, le informó al Presidente que en enero empezará a desalojar los piquetes más pequeños y de menos activistas.

Lo hará en forma progresiva, sin espectacularidad y sin generar expectativas, a partir del momento en que se lance la nueva Policía de la Ciudad, el 1° de enero. También allí habrá gradualismo.

“Sólo se intervendrá donde haya 10 o 15 piqueteros; las grandes protestas son más complejas”, reconoció un funcionario porteño.

Desde que traspasó la Policía Federal a la Ciudad, hace un año, Macri le transfirió a Rodríguez Larreta la facultad de impedir los cortes. Pero la política porteña ha sido la inacción.

Por entonces, hubo una discusión interna. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quería mantener esa potestad. Pero a su cartera le quedó la jurisdicción federal -rutas, autopistas y accesos a la ciudad-, donde desaloja los piquetes con la Gendarmería y algunos carros hidrantes.

Según fuentes policiales, Rodríguez Larreta quiere evitar la violencia porque está convencido de que las organizaciones sociales más radicalizadas y las kirchneristas buscan una víctima para acusarlo de “represor” o de “criminalizar la protesta” y dañar sus aspiraciones políticas para 2019 o 2023.

El ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, ejecuta esa premisa. Pero Rodríguez Larreta es consciente, también, de que el electorado macrista comenzó a expresar hartazgo de que la Policía Metropolitana sólo custodie, y no desaloje, a los encapuchados con palos que convierten la ciudad en intransitable.

Macri tiene información de la ministra Bullrich de que en estas dos semanas de diciembre, hasta la Navidad, podría haber “un proceso de agitación” de la izquierda y del kirchnerismo. El martes y el miércoles pasados, ella evitó ollas populares de las agrupaciones Barrios de Pie, Corriente Clasista y Combativa (CCC), CTEP, Movimiento Evita y otras.

Te puede interesar:

Pretendían cortar accesos a la ciudad para “festejar” la sanción de la ley de emergencia social, acordada con el Gobierno, que involucra recursos adicionales por $ 30.000 millones en tres años y, posiblemente, una próxima creación de una obra social piquetera.

COMENTARIOS