Salud

¿Cuánto tiempo debe durar una siesta para que sea ideal?

Según las necesidades de cada uno, existe un lapso determinado e incluso en algunos casos es contraproducente; conocé qué recomiendan los investigadores

sábado 10 de diciembre de 2016 - 2:51 pm

Entre mitos y prejuicios, los especialistas realizan sus recomendaciones acerca de cuánto debe durar una siesta e incluso advierten ciertos casos en los que está contraindicado.

“Desde el punto de vista de nuestro reloj biológico, nosotros estamos programados como humanos para dormir siestas”, señala el neurólogo Walter Avdaloff, director del Instituto del Sueño Neurodiagnos de Chile.

En ese marco, el especialista afirmó que las “ventanas fisiológicas del sueño” (momentos en que las personas son más propensas a quedarse dormidas) ocurren dos veces al día: “en la noche, en torno a las 12 de la noche, y en el día, cerca de las 2 de la tarde”.

Las siestas se encasillan en esta segunda “ventana fisiológica” con el objetivo de “lograr una recuperación de las energías y del descanso, para poder tener una jornada de trabajo más extensa en la tarde”.

Sin embargo, esta opción parece haberse quedado en el pasado: “Antiguamente, se dormía como una cosa absolutamente rutinaria, y el comercio e incluso las actividades escolares tenían dos jornadas”.

La siesta no siempre es beneficiosa: “Si alguien no está cansado, se siente bien y quiere dormir a la fuerza, no es aconsejable”, en declaraciones consignadas por El País de Uruguay.

Incluso está contraindicado para algunos, por ejemplo, puede perjudicar el descanso nocturno de los adultos mayores, que muchas veces ya tienen patologías del sueño propias de la edad, como las apneas o síndrome de piernas inquietas.

¿Cuánto tiempo dura una siesta ideal?

“The Wall Street Journal” publicó un artículo titulado “The perfect nap” (“La siesta perfecta”), en el que Sara Mednick, profesora asistente de psicología en la Universidad de California, señaló que su duración óptima está directamente relacionada con lo que la persona necesita.

Cada uno puede encontrar su receta perfecta entre tres categorías:

1- Para un golpe rápido de energía: 10 a 20 minutos.

2- Para mejorar la memoria cognitiva (recordar datos, lugares, rostros): 60 minutos.

3- Para la creatividad y la memoria emocional: 90 minutos, los que equivalen a un ciclo completo de sueño.

Según Illene Rosen, la mejor opción “en términos de relación precio-calidad” es de 10 a 20 minutos”.

Por su parte, para Walter Avdaloff es un poco más: “Con 30 o 45 minutos se logra perfectamente el efecto de recuperación”.

Por otro lado, una extensión de dos horas no es recomendable ya que provocan dolor de cabeza, decaimiento, y la persona se siente “embotada y lentificada”.

Pero la gran pregunta es cómo lograr despertarse. Al respecto, el neurólogo recomendó poner una alarma.

Si esto no es suficiente, existen otras maneras más creativas:

Una de ellas es dormirse con un objeto en la mano, para que se caiga después de cierta cantidad de minutos desde que la persona se quedó dormida y así se despierte.

Opuesto al sentido común, se recomienda tomar una taza de café justo antes de irse a dormir. Si bien la cafeína no influirá en un descanso corto, sí ayudará a disminuir los efectos de la “inercia del sueño”, esa especie de “borrachera” que algunas personas sienten después de la siesta.

Por último, optar por una posición semisentada evita caer en un sueño profundo por lo que despertar se torna más fácil.

Fuente: iProfesional

COMENTARIOS