Salud

Seis formas naturales para aumentar la fuerza de tu columna

No podemos olvidar que esta es la base de todo nuestro organismo, por eso es fundamental cuidarla y fortalecerla

miércoles 7 de diciembre de 2016 - 5:45 pm

La columna es el núcleo de tu capacidad de movimiento por lo que es muy importante que la mantengas sana.

Cuando lográs esto, obtenés las siguientes ventajas:

  • Comodidad al moverte o ponerte de pie.
  • Un cuerpo más flexible a la hora de hacer estiramientos.
  • Mayor facilidad cuando se quiere entrar en un estado de relajación.
  • Disminución del dolor lumbar.
  • Capacidad para realizar tus actividades diarias sin dolor.

Es por eso que se recomienda poner en práctica ciertos trucos para aumentar la fuerza de tu columna:

1. Mejorá tu alimentación

Si tenés una alimentación deficiente, tu calidad de vida se va a ver afectada en todos los sentidos. En el caso de tu columna, el músculo magro es la estructura clave del soporte para la columna vertebral y la espalda.

Esto significa que debés asegurarte de llevar una dieta rica en proteína magra, frutas, verduras y grasa buenas. Es importante que tu dieta sea variada para tener el equilibrio perfecto de vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos.

Esto te va a ayudar a reducir la inflamación de las articulaciones, los tejidos y las vértebras de la espalda, además de aliviar el dolor.

2. Dormí de la forma correcta

Puede parecer absurdo, pero muchos de nosotros no sabemos dormir correctamente. Si te acostás de lado le quitás peso y tensión a tu espalda, pero a veces en necesario tener dos almohadas para alinear la cabeza y el cuello con tu columna.

Algo con lo que debés tener mucho cuidado es con dormir boca abajo. En realidad, debés evitarlo a toda costa para no perjudicar tu columna.

También debés cuidar los hábitos relacionados con tu horario de sueño. Si tu vida diaria te obliga a poner mucha tensión en tu espalda, asegurate de encontrar una postura cómoda para dormir.

3. Tené cuidado al estar frente a la computadora

El uso de la tecnología es cada vez más común. Algunos de nosotros pasamos varias horas seguidas sentados frente a la computadora.

Si tu trabajo también te obliga a estar sentado mucho rato, asegurate de:

  • Usar una silla ergonómica.
  • Mantener los codos en una posición de 90°.
  • Procurar mantener el cuello a su altura normal. Esto implica que no debas estirarlo ni agacharte todo el tiempo.

Seguí estos consejos y podrás evitar que tu columna se deforme con el paso del tiempo. También prevendrás que el estrés o tensión crónicos se instale en tu cuello y espalda.

4. Realizá estiramientos constantes

Si de verdad deseas mejorar la fuerza de tu columna, debes empezar a realizar estiramientos al levantarte de la cama y antes de ir a dormir.

Con esto, lo que haces es calentar los músculos y los tejidos, algo necesario si deseás evitar flexiones o torceduras mal hechas.

Estos estiramientos apenas te tomarán de 10 a 15 minutos por la mañana y por la noche. Es recomendable que también lo hagas durante el día, cada hora o dos horas.

Esto te ayudará a disminuir el riesgo de lesiones. Al mismo tiempo, aumentarás tu flexibilidad y la fuerza de tu columna.

5. Tomá un buen masaje

Tomar un masaje de vez en cuando te ayudará a disminuir la tensión acumulada sobre tu columna. Los nódulos o tensiones de larga duración que se arraigan en tu espalda pueden alterar la manera en que te sientas, duermes y caminas.

Es común que al sentir molestias en la espalda tratemos de buscar la postura más cómoda. El problema es que, a veces, esa postura solo sigue dañando a la columna.

En lugar de mover el problema a otras partes de su cuerpo, deja que las manos de un masajista relajen y reduzcan el estrés de vez en cuando.

Al momento de elegir el lugar y la persona con quien recibirás el masaje debes asegurarte de que sea alguien bien preparado para ello.

Un masaje puede parecer algo muy sencillo, pero si alguien toca de forma incorrecta tu columna puede ocasionar más daños que beneficios.

6. Terapia de frío y calor

Cuando hablamos de lesiones es normal recibir recomendaciones para usar compresas de frío o calor en función de la región lesionada o del tipo de lesión.

Usar una compresa fría y  una caliente alternadas aumenta el flujo sanguíneo y alivia la tensión muscular, disminuyendo así el riesgo de lesiones y dolor.

Combiná el uso de estas compresas con el ejercicio diario y aumentarás la fuerza de tu columna en pocos días.

Fuente: Mejor con salud

COMENTARIOS