Policiales

Muy grave: asaltaron y torturaron a un juez

El hecho ocurrió en la provincia de Misiones; descontentos con el dinero que le sustrajeron, comenzaron a hacerle cortes en la mano y lo obligaron a ir a un cajero automático para retirar más dinero

lunes 5 de diciembre de 2016 - 2:20 pm

Un juez de Paz de la localidad misionera de San Ignacio fue asaltado en su casa por al menos cuatro delincuentes quienes, disconformes con el botín, le produjeron cortes en las manos para exigirle más dinero y luego lo obligaron a caminar hacia un cajero automático, aunque fue rescatado por policías antes de llegar a ese lugar.

La Policía provincial informó hoy que la víctima fue el magistrado Luis Ricardo Alcaraz, de 79 años, quien logró ser liberado cuando caminaba junto a los ladrones rumbo al cajero y, al pasar frente a un boliche, gritó pidiendo auxilio, lo que alertó a varias personas, entre ellas policías que hacían guardia en el lugar, quienes lo asistieron.

La policía derivó al juez a un hospital, en tanto que fue desplegado un amplio rastrillaje por una zona de asentamientos precarios, donde fueron detenidos tres jóvenes de entre 18 y 19 años, que presuntamente formaron parte de la banda de delincuentes. En tanto, otro joven logró escapar y hoy continuaba siendo buscado.

Cómo fue el hecho

detenidos

Alcaraz relató a la prensa local que se encontraba en su domicilio cuando se produjo un corte de luz y, al salir a revisar las llaves del medidor, fue sorprendido por un hombre. El asaltante amenazó al juez con un arma blanca y lo obligó a reingresar a la casa, donde le exigió la entrega de dinero.

Alcaraz sostuvo que le entregó unos 3.000 pesos, mientras notó que había en el lugar varios cómplices. Al parecer, el joven que lo amenazaba no se conformó con el botín y comenzó a revisar los muebles con la ayuda de los otros delincuentes. Uno de ellos lo empezó a torturar causándole cortes en las manos para obligarlo a entregar más dinero, mientras lo amenazaba con cortarle los dedos.

Según relató la víctima a la policía, ante la imposibilidad de hallar más dinero, los delincuentes se alzaron con objetos de valor y luego decidieron obligarlo a caminar hasta un cajero, distante a unos 350 metros de la vivienda. El juez comenzó a caminar con uno de los delincuentes a su lado, mientras que otros dos o tres los seguían a distancia. Hasta que llegaron frente a un boliche y pudo dar aviso de lo que ocurría, por lo que los policías que estaban en el lugar reaccionaron rápidamente.

Los delincuentes huyeron a la carrera unos y otros en una moto. Sin embargo, luego de un rastrillaje por la zona, la policía logró detener a tres de los sospechosos, de entre 18 y 19 años. Un cuarto delincuente pudo escapar y permanece prófugo.

COMENTARIOS