Política

Crisis total en Santa Cruz: el peor momento del kirchnerismo

Escuelas están casi paralizadas, creció el endeudamiento de la provincia y hay malestar en el propio PJ

domingo 4 de diciembre de 2016 - 8:17 am

Alicia Kirchner, la hermana de Néstor Kirchner, es la actual gobernadora y le toca hacer frente a uno de los peores momentos políticos y económicos de su provincia natal, Santa Cruz. El despilfarro y la pésima administración de sus anteriores gobernadores, impulsados por el Gobierno Nacional kirchneristas, dejaron a la provincia en un estado calamitoso.

Números en rojo, paros interminables, la gobernación sitiada, marchas, hospitales y escuelas cerradas y la justicia federal encabezando cientos de allanamientos que tocaron el corazón del poder. Con fondos extraordinarios primero y con fondos nacionales después, la provincia aparentó bonanza por 12 años.

Según relata el diario La Nación, con suma frecuencia, Cristina Kirchner y sus custodios, su hijo Máximo Kirchner , su nuera y ministra de Salud, Rocío García, y asesores de confianza almuerzan y cenan en la residencia oficial. Según el mismo diario, en esa mesa se toman las decisiones más importantes de la provincia.

Los docentes suman 70 días de paro y 20 de retención de servicio. Sin duda la peor relación con un sindicato es con el de los docentes.

Según cuenta el diputado radical Eduardo Costa, la gobernadora “enterró todas las supuestas banderas del kirchnerismo: endeudó a la provincia y se entregó a los fondos buitres buscando créditos internacionales, subió impuestos y congeló las paritarias pero evitó subir los impuestos al juego de Cristóbal López”.

A poco de iniciar su gestión Alicia Kirchner declaró que la provincia tenía un déficit de más de $ 7600 millones, para lo cual aún está solicitando empréstitos por $ 10.000 millones que se hacen esperar. La oposición llevó el empréstito a la Justicia y ahora el Tribunal Superior, ampliamente kirchnerista, debe resolver.

Para el diputado José Blassiotto, referente del massismo, este gobierno “no tiene rumbo y busca dinero por todos lados”. Afirma que “Macri piensa dos veces antes de activar la obra pública en Santa Cruz, porque sabe que se la van a robar. Durante doce años el dinero de las obras iba a Báez, López y compañía. Ahora no la mandan porque creen se la van a robar”.

COMENTARIOS