Tragedia del Chapecoense

Una multitud se prepara para el último adiós a los jugadores en el estadio de Chapecoense

Los restos de los jugadores que fallecieron en la tragedia del lunes por la noche en Colombia, arribaron a Chapecó y fueron recibidos por el presidente Michel Temer en el aeropuerto de la ciudad

sábado 3 de diciembre de 2016 - 10:55 am

Bajo una intensa lluvia, la ciudad vive el adiós a 51 integrantes del plantel del club brasileño en una ciudad que espera una movilización de más de 100.000 personas, la mitad de su población estable.

Tres aviones de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) aterrizaron con los féretros de los 51 miembros de la delegación del equipo “revelación de la Sudamérica”, para el funeral que se desarrollará en el Arena Condá, el estadio del equipo.

Una vez que todos bajaron del avión, comenzaron a recorrer los casi diez kilómetros que separan el aeropuerto del estadio, ubicado en el centro de la ciudad.

Los dos camiones tardaron una hora en hacer ese camino, con cientos de miles de hinchas que al costado de la ruta acompañaron el trayecto.

Chapecó le rinde a sus jugadores un tributo multitudinario (AFP)

Los cuerpos fueron ingresando al estadio Arena Condá con un ritual militar, ante el aplauso de los consternados hinchas, entre las lágrimas y el dolor por despedir a las víctimas de esta tragedia.

Las tribuna tuvo presencia de otras torcidas de Brasil como San Pablo, Palmeiras, Figuerense, entre otras, que con un gran gesto apoyaron a la dolorida hinchada anfitriona.

La lluvia obligó a cambiar los planes originales y se suspendieron todos los actos preparados en el aeropuerto para realizar todos en el estadio Arena Condá, donde se hicieron presentes Michel Temer, presidente de Brasil junto con sus pares de FIFA, el suizo Gianni Inantino y de Conmebol, el paraguayo Alejandro Domínguez.

Una vez cumplimentados los actos sobre el césped, con los discursos de rigor, la suelta de globos, uno por cada fallecido, la entrega de las camisetas del club a los familiares y el mensaje del Papa Francisco, cada familia dispuso del féretro para sepelios privados.

 

Así llegaron a Brasil:

COMENTARIOS