Tragedia del Chapecoense

La historia del niño que guió a los rescatistas y desapareció como un “fantasma”

Fue vital para que los rescatistas pudieran salvar a Alan Ruschel; no se sabe nada de él. La historia

viernes 2 de diciembre de 2016 - 8:33 am

Todo era consternación en los primeros minutos del rescate. El olor al combustible y los cadáveres aferrados a los asientos en medio de un avión hecho trizas. Así era el panorama cuando las primeras personas llegaron al cerro El Gordo, minutos luego del trágico accidente que sufrió el plantel de Chapecoense. Sergio Marulanda fue uno de los lugareños que, con una camioneta devenida en ambulancia, comenzó las tareas de rescate. Pero al primer sobreviviente, el futbolista Alan Ruschel, lo encontraron gracias a que un niño “fantasma” los ayudó.

“Cuando estábamos parqueando las camionetas llegó un niño y nos dijo que a unos heridos los estaban sacando por otro lado”, aseguró Marulanda, que llegó a la zona de la tragedia por la llamada de su hermano, un médico local, que le pidió que fuera hacia allí con una 4×4 y con cuatro amigos para colaborar. “Un policía me dijo: ‘Usted es el primero en llegar, monte al niño en la camioneta y vaya a recoger los heridos'”, agregó. El pequeño, de uno 10 años, se hizo conocido como “fantasma” después de los rescates porque nadie logró identificarlo. El menor les contó que escuchaba gritos y eran los de Alan Ruschel.

En la camioneta de Marulanda, los rescatistas subieron a Ruschel, que pese a estar delicado intentaba comunicarse. “Lo subieron arropado, preguntó por su familia y sus amigos, dijo que le dolía mucho la cadera porque tenía una fractura”, reveló Marulanda.

Hoy, Ruschel pelea por su vida gracias al niño “fantasma”, que apareció cuando más se lo necesitó y no quiere mérito alguno.

COMENTARIOS