Negocios

CILFA, la “intocable”: denuncian connivencia de laboratorios en aumentos de remedios

Desde el Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires advierten que desde diciembre, son los laboratorios los que deciden los precios; el rol de la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos

viernes 2 de diciembre de 2016 - 1:06 pm

El titular del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires, Rubén Sajem, advirtió semanas atrás que “hay medicamentos que han aumentado mucho” y lo adjudicó a que, desde diciembre, son los laboratorios los que deciden los precios.

“Hay productos que han aumentado mucho, que son productos que no son novedades terapéuticas, por lo que no hay razones que justifique el aumento. Son políticas de laboratorios en base a que son marcas que ya están impuestas y que la gente las pide más que otras marcas”, expresó.

Desde Cambiemos habían enviado en junio pasado una señal de presión a los laboratorios locales por los incrementos injustificados en los precios. Pero la presión de la poderosa Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA) pudo más y logró torcerle la muñeca al Gobierno para que no avanzara en una corrección de la situación actual.

En junio pasado, CILFA, que agrupa a los más importantes laboratorios locales, se opuso a que el Gobierno abriera el juego a la competencia extranjera en una licitación que se realiza todos los años: la del plan Remediar. La presión de esta cámara que engloba a los laboratorios terminó sintiéndose en Casa Rosada.

Antes, en mayo de este año, los legisladores de Cambiemos habían dicho estar “decididos” a utilizar “todas las herramientas institucionales y legislativas para lograr un profundo cambio en este sector, que mejore la competitividad y brinde una oferta amplia y de calidad a precios razonables a los consumidores públicos y privados”. Con el paso de los meses, esa propuesta se desvaneció, pese al continuo reclamo social.

Incluso, la película pareciera mostrar que la retórica de los legisladores oficiales va a contramano de las decisiones tomadas por el Ejecutivo a partir de diciembre del 2015. En declaraciones a Radio 10, el titular del Colegio de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Ciudad de Buenos Aires explicó que el cambio en los controles al sector que se produjeron en diciembre pasado con asunción del nuevo gobierno permitieron a los laboratorios disponer libremente de los precios de sus productos.

“Antes, a través de la Secretaría de Comercio, se controlaba en forma uniforme los precios y se permitía hasta un tope de aumento en general para todos los medicamentos. Pero a partir de diciembre del año pasado, lo que se ve es que cada laboratorio decide el aumento de cada uno de sus productos”, sostuvo.

Los “venta libre”, un negocio millonario

ibuprofeno

El directivo explicó que los que más han incrementado sus valores de mercado son los productos de venta libre, “como el Ibuprofeno”, y aseguró que esa situación ha provocado que muchos clientes opten por marcas más económicas.

El mercado de los medicamentos de “venta libre” mueve en Argentina más de 12 mil millones de pesos por año. Un incremento indiscriminado en estos productos implica un costo social enorme.

Los números hablan por sí solos: en las 13.500 farmacias que existen en nuestro país por donde pasan 45 millones de personas por mes, uno de cada cuatro medicamentos que se expenden es de venta libre, lo que representa 12.441 millones de pesos por año.

Es decir que, uno de cada diez pesos gastados en medicamentos en Argentina van al segmento de venta libre, según surge de un estudio realizado por la consultora QuintilesIMS, especializada en brindar información y servicios tecnológicos al área farmacéutico en más de 100 países.

Se trata de un negocio millonario que a las claras exige intervención oficial, pero donde un único jugador pareciera tener la voz de mando. Ese protagonista es la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos.

COMENTARIOS