Seguinos en nuestras redes

Salud

Las mejores formas de tonificar el cuello y reducir la papada

Además de cuidar nuestra dieta e incrementar el consumo de agua para mantener la zona hidratada y elástica, debemos realizar ejercicios localizados a diario

La papada es una acumulación de lípidos que se ubica bajo la barbilla, o bien esa piel flácida que queda cuando la persona sube y baja de peso continuamente.

Más allá de lo estético, es importante tener en cuenta que su presencia es un factor de riesgo cardiometabólico que no se debe ignorar.

Por tal razón es fundamental modificar el estilo de vida y adoptar hábitos saludables que permitan mantener el peso controlado.

Sumado a esto también se pueden poner en práctica algunos ejercicios y consejos para disminuir la acumulación de grasa y tonificar la piel.

Tanto el rostro como el cuello están compuestos por varios músculos que se encargan de darle firmeza a la piel que los recubre.

Estos impiden la aparición temprana de arrugas y reducen la acumulación de grasa en la zona de la barbilla.

Sin embargo, la mayoría ignora que, al igual que los demás músculos, se deben ejercitar de forma constante para mantenerse fuertes.

Además, su piel necesita un extra de nutrición para mantenerse elástica, firme y tonificada.

Ejercicios:

Ejercicio Nº 1

ejercicio facial

  • De pie, con la espalda recta y la boca cerrada, realizá movimientos circulares con la lengua sobre el paladar superior.
  • Realizá 10 repeticiones 3 veces al día, todos los días.

Ejercicio Nº 2

  • Sentate en un lugar cómodo, con la espalda recta y de la manera más relajada posible.
  • A continuación, pronunciá de manera exagerada las vocales, abriendo la boca tanto como puedas.
  • Completa 10 repeticiones, dos o tres veces al día.

Ejercicio Nº 3

Ejercicio para el cuello

  • Sentate en una silla cómoda, con la espalda recta y los brazos cruzados.
  • Estirá el cuello hacia adelante y, cuando alcances su punto máximo, giralo hacia la izquierda o derecha, con movimientos lentos.
  • Mantené la postura dos segundos, regresá a la posición inicial y repite los mismos movimientos en cada lado.
  • Realizá 10 repeticiones todos los días.

Ejercicio Nº 4

  • Tensá los músculos del cuello tanto como puedas y trata de hacer una sonrisa invertida.
  • Repetí la misma actividad 5 veces seguidas, dos o tres veces al día.

Ejercicio  Nº 5

goma de mascar

  • Usá un chile para trabajar los músculos de la cara y el cuello.
  • Masticá de forma exagerada y constante, mínimo 10 minutos seguidos.
  • Repetí el ejercicio dos o tres veces al día.

Hidratación para tonificar el cuello

Para tonificar el cuello es primordial incrementar el consumo de agua y utilizar productos hidratantes.

Ingerir de 6 a 8 vasos de agua al día previene la deshidratación y mejora la oxigenación de la piel en todo el cuerpo.

La aplicación de una crema hidratante con propiedades reafirmantes disminuye la flacidez en la zona del cuello y favorece la reducción de la papada.

Además, es conveniente incrementar el consumo de frutas y verduras, ya que son alimentos antioxidantes que contribuyen a mejorar el aspecto de la piel.

Masajes con aceite de germen de trigo

La aplicación de un masaje con aceite de germen de trigo es útil como complemento para reafirmar la piel de la papada.

Este producto dispone de una concentración alta de vitamina E, un nutriente que hidrata, tonifica y tensa la dermis.

Masajeá desde la barbilla hacia la parte baja del cuello, mientras presionás suavemente con las yemas de los dedos. Repetilo todos los días, por la mañana y antes de ir a dormir.

Jugo de manzana y remolacha

El consumo regular de este jugo natural contribuye a eliminar las toxinas y la retención de líquidos, factores que influyen en la aparición de la papada.

Es bajo en calorías, rico en antioxidantes y cuenta con un efecto saciante que ayuda a controlar la ansiedad por la comida.

Ingredientes

  • 2 manzanas
  • 1 remolacha mediana
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  • Introducí las manzanas y la remolacha en un extractor de jugos.
  • Colocá ambos jugos en la licuadora y bátelos con medio vaso de agua.
  • Consumilo en ayunas, mínimo tres veces a la semana.

Recordá que todas estas recomendaciones pueden ayudar a conseguir buenos resultados siempre y cuando se pongan en práctica de forma continua. Los efectos no se consiguen de forma inmediata y pueden variar de persona a persona.

Fuente: Mejor con salud

Salud

Cómo ponerse correctamente un tampón

La guía definitiva para resolver todas tus dudas

Para las que llevan usando el tampón mucho tiempo, su método de uso pasa a ser algo automático, pero lo cierto es que todas hemos tenido dudas la primera vez que nos lo pusimos.

Si no lo usaste nunca, lo más normal es que te sientas insegura. Existen varios tamaños en función del volumen de flujo –pequeño, regular y súper–, pero lo más recomendable es que uses el de menor tamaño, ya que las primeras veces evitarás el miedo a que te haga daño. El nivel de absorción es menor, por lo que tendrás que cambiarlo más a menudo que los de mayor nivel de absorción. Así prevenís posibles infecciones.

Aunque no lo parezca, ponérselo es sencillo. Y es que si tu mayor miedo es que se quede dentro de tu vagina y no lo puedas sacar, el cordón que tiene en la base es lo suficientemente largo como para que puedas sacarlo después de haberlo usado. Así, lo único que hay que hacer es introducirlo hasta que la pieza de algodón quede dentro de tu vagina. Cuando todavía no estés acostumbrada, será necesario que te relajes.

¿Con o sin aplicador? No hay una opción mejor que otra, sino que depende únicamente de lo que prefieras y te resulte más cómodo. Si bien es cierto que muchas prefieren los tampones con aplicador por lo fácil que es usarlos, otras prefieren los prefieren sin porque generan menos residuos y su precio suele ser algo más bajo.

Los aplicadores son piezas de plástico o cartón que envuelven el tampón y que cuentan con otra pieza del mismo material que, al ser empujada con el dedo, introduce el tampón dentro de la vagina sin necesidad de usar un dedo. Se trata de una opción  cómoda ya que el material suave facilita la entrada en la vagina. Una vez esté dentro, solo hay que retirar el aplicador y tirarlo a la basura, nunca lo tires por el inodoro: lo ideal es que lo tires en la basura de plásticos para que sea reciclado. Los tampones sin aplicador, por otro lado, deben introducirse en la vagina con el dedo índice, de manera que la pieza de algodón quede dentro al completo.

Para retirar el tampón tenés que tirar de la cuerda de tela que cuelga de él. No tires el tampón por el inodoro, ya que no se disuelve. Lo más recomendable es que lo envuelvas en papel higiénico y lo tires a la basura.

Existen muchos mitos al respecto de su uso, estos son algunos de ellos:

– No existe una edad mínima para empezar a usarlo ni es necesario haber tenido relaciones sexuales previamente.

– No se pueden perder dentro de la vagina, ya que el cérvix, la pared que se encuentra al final de este órgano, solo permite el paso de sangre y semen.

– Si no entra dentro de tu vagina no es a causa del himen y tampoco se puede perder la virginidad con uno. De hecho, la virginidad es un concepto cultural y el himen es, sencillamente, un conjunto de pliegues de tejido mucoso que en muy pocos casos cubren la totalidad de la apertura vaginal.

– Podés ir al baño mientras tenés un tampón puesto sin que sea necesario cambiarlo cada vez que vas.

– Una vez esté puesto, no notarás que es así. Por ello, si sentís molestias es porque probablemente esté mal colocado. En ese caso, retiralo y volvé a intentar ponerte otro, esta vez, más relajada.

La recomendación general es cambiarlo cada 4-8 horas y, sobre todo, que el nivel de absorción sea acorde a la cantidad de flujo de cada día. Aun así, es preferible que uses los de menor absorción y lo cambies cada 4 horas, lo que te ayudará a evitar posibles infecciones.

De acuerdo con esto, es recomendable que evites dormir con un tampón puesto y que en, en su lugar, uses toallitas o una copa menstrual. Si pasás demasiadas horas con un tampón, existe el riesgo de que sufras el Síndrome del Shock Tóxico, una enfermedad muy poco común provocada por las bacterias Staphylococcus aereus, Streptococcus o Clostridium sordelli. Estas bacterias pueden convivir sin problema con la flora de la vagina, pero cabe la posibilidad de que lleguen al útero a través del cuello del útero, donde liberan una toxina que da lugar a este síndrome provocando una grave infección.

Cuanto más alto es el nivel de absorción de los tampones, más resecan el interior de la vagina y, por tanto, más escasa es la mucosa vaginal. Esta sequedad hace posible que nos provoquemos pequeños desgarros y heridas microscópicas por las que las bacterias pueden llegar al torrente sanguíneo.

Los síntomas de esta enfermedad poco común son la fiebre alta, el dolor muscular, mareos, sensación de debilidad y cansancio, dolor de garganta, desmayos y erupciones cutáneas. Si padecés alguno de estos síntomas y estás usando tampones, quitatelo de inmediato y acudí al médico.

Fuente: En femenino

Continuar leyendo

Salud

Cómo cuidar la piel de los bebés del sol en primavera

Qué recaudos tener en esta estación para disfrutar del aire libre sin problemas

Estar al sol aporta vitamina D -que ayuda a absorber calcio para tener los huesos fuertes y sanos-, así como permite renovar las energías. No obstante, la piel de los adultos es mucho más resistente que la de los bebés e infantes. Por eso, hay que tomar precauciones y extremar los cuidados.

El sol emite radiaciones ultravioletas (rayos UV) que son los que permiten el bronceado, pero también son los responsables de quemaduras y ampollas. Una excesiva exposición puede provocar la predisposición a desarrollar algunos tipos de cáncer de piel, disminución del sistema inmunológico y envejecimiento precoz. El efecto perjudicial que ejerce es acumulativo a través de los años.

Los menores de 6 meses deben ser resguardados de toda exposición a los rayos UV ya que su piel es más delgada y no puede producir melanina para protegerla. Además, es menos capaz de refrescarse por sí misma, por lo que una quemadura solar accidental puede transformarse en una emergencia médica.

Estas son algunas precauciones para tomar en primavera a la hora de estar al aire libre:

– Como los bebés no tienen maduro su mecanismo de bronceado nunca deben ser expuestos al sol directo en el horario de riesgo que es entre las 10 y las 16 horas, cuando los rayos caen más perpendicularmente a la superficie terrestre.

– Elegir prendas de fibras naturales transpirables y camisetas de manga corta. El color también es importante porque los oscuros absorben más el calor. Se recomienda optar por los colores claros. En lo posible, ponerles un sombrero o gorrito de ala ancha y acostumbrarlos a usar anteojos de sol con protección UV.

– Cuanto más clara sea la piel, menos melanina tendrá para absorber rayos UV y protegerse contra los efectos nocivos. Si bien algunos profesionales recomiendan no usar cremas protectoras antes de los 6 meses de vida, existen algunas especiales para menores de 3 años.

– Las cremas protectoras deben tener filtros o pantalla solar con alto factor de protección. Los filtros se miden en FPS (Factor de Protección Solar). Cuanto mayor sea el número, mayor será la protección. Para niños con piel oscura podría ser suficiente un factor de protección 20 (piel de tipo mediterráneo), pero para los de piel y pelo claro y los pelirrojos o con tendencia a tener pecas, optar por un FPS 40 ó 50. Lo ideal es usar siempre el mismo, colocarlo por lo menos 20 minutos antes de la exposición y repetir la aplicación cada 4 horas y después del baño en el mar o pileta.

El cuidado posterior es tan importante como la protección frente al sol para evitar la exfoliación, la irritación y la sequedad. Existe una gran variedad de cremas hidratantes infantiles para después del sol. Siempre es recomendable consultar con el pediatra acerca de qué productos usar, ya que en el mercado muchas veces no existen los controles de calidad necesarios en los de venta libre, y es el especialista quien sabrá asesorar mejor.

Fuente: Conbienestar

Continuar leyendo

Salud

Cinco consejos para mantener tu hígado limpio

Cómo conservar la salud de este órgano

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo y muchas veces no nos damos cuenta de cómo lo vamos deteriorando culpa de la mala alimentación y los excesos. Si bien algunos no muestran síntomas ante las afecciones, hay quienes pueden presentar ojos y piel amarillos, fatiga crónica, pérdida de apetito, náuseas o vómitos, picazón en la piel, inflamación y dolor de abdomen, hinchazón de piernas y tobillos, orina oscura y moretones.

Ante cualquiera de estas situaciones, existen alternativas para ayudarlo a cumplir sus tareas de la mejor manera. Estos son cinco tips:

Consumo de alimentos especiales

Frutas y verduras ayudan al organismo. En el caso del hígado, le favorecen la palta y las uvas. La primera protege a este órgano mientras las segundas, especialmente las rojas y moradas, colaboran a desinflamar y aumentar los niveles antioxidantes.

También se recomienda el consumo de cúrcuma y ajo para limpiar el hígado de forma natural. Además de reducir el consumo de azúcar. Siempre será importante una cita médica para determinar cuál es la mejor opción en tu caso.

Beber suficiente agua

Tomar al menos ocho vasos diarios trae múltiples beneficios, uno de ellos es la limpieza del hígado y de los riñones.

Cuidado con los medicamentos

Tomarlos en exceso o varios a la vez puede afectar al hígado. Consultá al médico para saber qué hacer en tu caso. Por ejemplo, la mezcla de estos con alcohol podría ser contraproducente.

Hacer ejercicio

Ayuda al cuerpo a estar en buen estado. Para el hígado se recomiendan los ejercicios cardiovasculares y de resistencia. Si tu ritmo de vida es sedentario, podrías comenzar con ligeras caminatas, pedalear bicicleta, etcétera.

Beber té

Algunos de los tipos de té que podés consumir para la limpieza del hígado: verde (ayuda al ritmo sanguíneo y reduce el riesgo de cáncer), de raíz de diente de león (fortalece la función hepática); de boldo (aunque su ingesta debe ser moderada porque en exceso puede causar daño).

Fuente: Mendoza post

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR