Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo limpiar de forma ecológica nuestro hogar

Ingredientes naturales tienen propiedades desinfectantes que nos pueden ayudar a mantener nuestra casa impecable sin tener que recurrir a químicos

La limpieza es el conjunto de actividades que permiten eliminar la suciedad visible y microscópica de todo tipo de superficies, ya sea por cuestiones higiénicas o estéticas.

Para llevarlas a cabo se han diseñado una amplia gama de productos industriales cuyos compuestos facilitan la eliminación de la mugre y todo tipo de microorganismos.

El problema es que la mayoría contiene sustancias químicas agresivas que, sin que nos demos cuenta, afectan nuestra salud y el medio ambiente.

Pero existen alternativas 100% ecológicas que nos permiten limpiar y desinfectar sin tener que exponernos a sustancias peligrosas, además de ser más económicos.

Dado que son libres de compuestos tóxicos conservan el ambiente saludable, no provocan efectos secundarios en la piel y evitan las reacciones alérgicas en el sistema respiratorio. Tomá nota:

Limpieza con limón

Zumo de limón

El limón es uno de los productos orgánicos que podemos emplear de múltiples formas como aliado de la limpieza. Es un poderoso quitamanchas, desinfectante y desengrasante que remplaza de forma efectiva algunos productos comerciales.

Tanto su jugo natural como su aceite esencial nos sirve para tareas de higiene como:

  • Desinfección de azulejos y pisos.
  • Limpieza de baños.
  • Lavado y blanqueamiento de la ropa.
  • Limpieza de estufas y hornos.
  • Eliminación de manchas.
  • Limpieza de muebles.
  • Lavado de platos y utensilios de cocina.
  • Eliminación de malos olores.

Bicarbonato de sodio

Este producto natural es uno de los más populares en cuanto a limpieza natural y ecológica del hogar. Tiene propiedades desinfectantes, abrasivas y blanqueadoras que nos permiten remover la mugre con facilidad.

Se puede emplear por sí solo, o bien, combinado con limón o vinagre para conseguir un limpiador más efectivo.

Emplealo en tareas de limpieza como:

  • Lavado de ropa.
  • Desinfección y limpieza de vajillas.
  • Eliminación de malos olores.
  • Limpieza de desagües y tuberías.
  • Quitar el moho en paredes, pisos y muebles.
  • Eliminación de manchas en ropa y alfombras.
  • Limpieza del baño y la cocina.

Glicerina

Glicerina

La glicerina es un líquido incoloro, viscoso y no tóxico que, entre sus cientos de utilidades, también es un buen limpiador natural. Se recomienda combinarla con jabón líquido y agua para facilitar su aplicación sobre las superficies deseadas.

Usala para:

  • Eliminar manchas de orina y café.
  • Limpiar el refrigerador.
  • Limpiar muebles de madera.
  • Conservar objetos de goma y cuero.

Vinagre blanco

Considerado como el mejor limpiador ecológico para el hogar, el vinagre blanco sirve para remplazar muchos productos tóxicos de los que venden en el mercado.

Sus propiedades antisépticas, suavizantes y desengrasantes lo convierten en un aliado de las tareas más difíciles del aseo del hogar.

Contiene un compuesto activo conocido como ácido acético que le otorga la mayoría de sus propiedades. Si bien su olor es un poco fuerte y, para algunos, desagradable, sus efectos hacen que valga la pena utilizarlo.

Además, al igual que los productos anteriores, se puede combinar con otros ingredientes para conseguir mejores resultados.

Utiliza este producto para:

  • Eliminar de manchas de grasa.
  • Desinfectar de pisos, paredes, baños y todo tipo de superficies.
  • Desatascar de desagües.
  • Suavizar telas.
  • Limpiar alfombras.
  • Desinfectar de refrigeradores.
  • Limpiar hornos y estufas.
  • Abrillantar vidrios.

Aceite esencial de árbol de té

Aceite de árbol de té

Aunque muchos aceites esenciales son buenos para la limpieza, el de árbol de té se destaca por su poderosa acción desinfectante y antiséptica. Suele utilizarse para algunos problemas tópicos comunes, pero también para dejar impecables muchos de los espacios del hogar.

Se puede utilizar diluido en agua o mezclado con otros ingredientes de limpieza como el jabón neutro, el limón y el vinagre.

Algunos de sus usos son:

  • Limpieza de baños y azulejos.
  • Limpieza de pisos.
  • Desinfección de utensilios de la cocina.

Jabón líquido ecológico

El jabón líquido ecológico se puede preparar con restos de pastillas de jabón o con aceites vegetales viejos. Esta práctica es muy saludable y útil, y nos garantiza un producto multiusos libre de pesticidas.

Emplealo en:

  • Lavado de la ropa.
  • Lavado de la vajilla.
  • Limpieza de pisos, lavamanos y baños.
  • Eliminación de manchas.

Fuente: Mejor con salud

 

Salud

Cinco consejos para mantener tu hígado limpio

Cómo conservar la salud de este órgano

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo y muchas veces no nos damos cuenta de cómo lo vamos deteriorando culpa de la mala alimentación y los excesos. Si bien algunos no muestran síntomas ante las afecciones, hay quienes pueden presentar ojos y piel amarillos, fatiga crónica, pérdida de apetito, náuseas o vómitos, picazón en la piel, inflamación y dolor de abdomen, hinchazón de piernas y tobillos, orina oscura y moretones.

Ante cualquiera de estas situaciones, existen alternativas para ayudarlo a cumplir sus tareas de la mejor manera. Estos son cinco tips:

Consumo de alimentos especiales

Frutas y verduras ayudan al organismo. En el caso del hígado, le favorecen la palta y las uvas. La primera protege a este órgano mientras las segundas, especialmente las rojas y moradas, colaboran a desinflamar y aumentar los niveles antioxidantes.

También se recomienda el consumo de cúrcuma y ajo para limpiar el hígado de forma natural. Además de reducir el consumo de azúcar. Siempre será importante una cita médica para determinar cuál es la mejor opción en tu caso.

Beber suficiente agua

Tomar al menos ocho vasos diarios trae múltiples beneficios, uno de ellos es la limpieza del hígado y de los riñones.

Cuidado con los medicamentos

Tomarlos en exceso o varios a la vez puede afectar al hígado. Consultá al médico para saber qué hacer en tu caso. Por ejemplo, la mezcla de estos con alcohol podría ser contraproducente.

Hacer ejercicio

Ayuda al cuerpo a estar en buen estado. Para el hígado se recomiendan los ejercicios cardiovasculares y de resistencia. Si tu ritmo de vida es sedentario, podrías comenzar con ligeras caminatas, pedalear bicicleta, etcétera.

Beber té

Algunos de los tipos de té que podés consumir para la limpieza del hígado: verde (ayuda al ritmo sanguíneo y reduce el riesgo de cáncer), de raíz de diente de león (fortalece la función hepática); de boldo (aunque su ingesta debe ser moderada porque en exceso puede causar daño).

Fuente: Mendoza post

Continuar leyendo

Salud

Beneficios de la cebolla y cómo consumirla

Cuáles son las principales propiedades de este alimento y qué tener en cuenta

Uno de los aspectos nutricionales que destacan de la cebolla es que se trata de un alimento bajo en calorías (30 calorías por cada 100 gramos), aunque muy rico en minerales como el potasio, magnesio, azufre, cobre o calcio y en vitaminas C, A, E y B.

Tiene bastante agua y fibra, lo que hace que el tránsito digestivo funcione mejor y ayuda a reducir el nivel de azúcar en sangre, fundamentalmente gracias a las quininas y flavonoides que contiene. De hecho, puede ayudar a los pacientes con diabetes.

Estudios sugieren que la cebolla en polvo, su jugo o extractos derivados de ella presentan múltiples efectos sobre la salud, como propiedades antioxidantes, antimicrobianas, antiinflamatorias e inmunomoduladoras. Asimismo, diversas investigaciones han ahondado en su utilidad en la prevención y tratamiento de algunas enfermedades, como la obesidad, diabetes, cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, colitis, nefropatías, infertilidad y trastornos respiratorios. No obstante, las conclusiones de dichos estudios son prometedoras pero no concluyentes.

En todo caso, las dietistas-nutricionistas ensalzan sus efectos positivos dentro de una dieta saludable. Tradicionalmente, siempre ha estado presente en la dieta mediterránea como un elemento casi indispensable, y es que los beneficios que tiene para el organismo hacen que sea fundamental. Entre sus componentes destaca una sustancia llamada alilo, que se caracteriza por sus propiedades bactericidas y fungicidas, y que también tiene propiedades diuréticas y antisépticas, entre otras.

El procesado o la preparación puede cambiar la biodisponibilidad y el contenido de los compuestos bioactivos de la cebolla; incluso de manera diferente según el método de cocción. Por ejemplo, el contenido de algunos compuestos sulfurados disminuye durante el hervido, pero aumenta al freírse y al cocinarse al vapor o al microondas.

La versatilidad es otro de sus grandes atractivos. Por ejemplo, una cebolla en crudo para una ensalada nos aportará un sabor refrescante, intenso y crujiente que, en conjunto con un tomate y un poco de aceite, es un plato excelente. Si la cebolla está encurtida en agua y sal, sin vinagre, nos proporcionará un prebiótico natural que, además de ser un picoteo saludable, ayudará a mejorar el tracto digestivo y el sistema inmune. Se puede cocinar de mil maneras; se recomienda asarla al horno y condimentarla adecuadamente para obtener uno de los platos más sabrosos y sencillos de preparar.

Se puede considerar un alimento para todos los públicos. Únicamente deben comerla con precaución quienes sufren ciertas patologías, como el síndrome de intestino irritable, por su alto contenido en unos compuestos denominados fructanos, que pueden agravar sus síntomas. Por supuesto, los alérgicos a la cebolla tienen que olvidarse de ella, pero no es una de las alergias alimentarias más frecuentes.

Fuente: Cuidate Plus

Continuar leyendo

Salud

Nueve trucos caseros para limpiar tus objetos de plata

Qué se recomienda usar en cada caso para dejarlos como nuevos

Los objetos de plata a veces puede parecer viejos y dañados. Al aparecer manchas, muchos caen en el error de pensar que quizás no son totalmente de plata o que son enchapados, pero esto no es así.

Antes de hablar sobre cómo limpiarlos, es necesario destacar algunos consejos para poder proteger este metal y que no se pongan negros de manera rápida, o por lo menos, no tener que limpiarlos de manera sucesiva.

– Cuando no uses las joyas o la vajilla, por ejemplo, será bueno que se guarden en bolsas de plástico de forma hermética, para evitar el contacto con el aire.

– Evitar que entren en contacto con maquillajes, perfumes o cremas ya que esto puede producir que el metal se opaque.

– No exponerlos al sol o la luz artificial.

– No usar alhajas a la hora de hacer algún deporte o alguna actividad que genere sudor.

– Cuando se trate de cubiertos, platos o recipientes, limpiarlos correctamente y secarlos bien antes de su guardado.

– Si es una bandeja, plato o fuente, no se deberán dejar frutas pasadas ya que la descomposición de las mismas genera un aspecto opaco y sucio.

Si bien en la actualidad los artículos elaborados en plata están realizados con otro proceso de galvanizado con rodio, que permite en muchas oportunidades que no se ponga negro, en los elementos antiguos puede ocurrir al estar expuestos al polvo y diversos agentes. Para limpiarlos, podés usar productos caseros.

– Bicarbonato. Para esto se necesitará un pedazo de papel aluminio, un recipiente hondo, una cucharada de sal, una cucharada de bicarbonato de sodio, una cucharada de detergente y una taza con agua caliente. Cubrir con papel aluminio el recipiente, con la parte brillante hacia arriba.

Colocar el bicarbonato, la sal y el detergente sobre el mismo. Añadir el agua caliente y mezclar todos los ingredientes hasta que se incorporen completamente y se forme una mezcla homogénea. Colocar los objetos de plata encima y dejar reposar durante 5 a 10 minutos. Una vez que pasó ese tiempo, quitar los elementos y enjuagarlos con agua. Se puede pasar un trapo y frotar bien el metal para quitar toda la suciedad. Y listo.

– Pasta de dientes. Este producto elimina el azufre producido en la reacción química que genera el ennegrecimiento. Por eso será necesario lavar con agua y jabón blanco el elemento, cubrir la plata con la pasta dental y dejar actuar unos 10 minutos. Enjuagar y lavar nuevamente.

– Vinagre. Necesitarás una taza con agua tibia, una cucharada de limón, una cucharada de vinagre y una cucharada de sal gruesa. También se le puede sumar una cucharada de detergente. Mezclar todo y frotar sobre el metal. Esta limpieza se recomienda para joyas o pequeños elementos.

– Agua con sal. En una taza con agua hirviendo colocar 1 cucharada de sal. Poner en remojo los elementos que se desea limpiar durante toda la noche. Al día siguiente fregar la plata con un paño seco. Se realzará el brillo del artículo.

– Cáscara de banana. Con la parte interna de la cáscara se pueden pulir los objetos. Repetir el procedimiento tantas veces sea necesario. Es un buen truco para aquellos que tienen miedo a dañar sus elementos.

– Limón. Cortar a la mitad el limón, cubrir con sal toda la superficie y usarlo para pulir el metal. Una vez finalizado, enjuagar con agua y pasar un paño seco.

– Detergente y agua. Si se tiene que limpiar un dije o un aro, por ejemplo, se puede usar este procedimiento. En aproximadamente 1 litro de agua hirviendo colocar dos a tres cucharadas de detergente y dejar en ebullición los elementos por al menos 10 minutos. Dejar enfriar, enjuagar y lustrar con un trapo limpio y seco.

– Aguarrás. Aunque este producto puede ser un poco invasivo es muy útil a la hora de limpiar plata. Con un trapo con unas pocas gotas de este producto se puede frotar sobre el elemento y quedará como nuevo, además de brilloso. Una vez listo, limpiar con agua para quitar los excedentes de aguarrás.

– Amoníaco. Mezclarlo en partes iguales con agua caliente. Frotar la pieza con la mezcla y enjuagar rápidamente para que la misma no dañe la plata. De todas maneras, se recomienda probar con las otras opciones, como limpiar plata con bicarbonato, ya que como es un producto agresivo hay que tener extremo cuidado.

En el caso de que lo que se quiera limpiar tiene que ver con joyas finas, con piedras y diamantes, se recomienda que, usando los productos detallados anteriormente, al momento de frotar se realice con un cepillo de dientes de cerdas blandas o mismo con un hisopo. De requerirse agua para su limpieza, utilizar agua fría en vez de tibia ya que el calor y vapor del líquido puede desprender las piedras.

Se recomienda evitar el amoníaco en estas situaciones ya que es un producto bastante corrosivo, por lo que además de dañar la plata podrá provocar el desprendimiento de los cristales.

Fuente: La Bioguía

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR