Primera Dama

¿Quién es Melania Trump? De modelo a primera dama de Estados Unidos

Muchos creen que a Trump no le gustan los inmigrantes, pero sus matrimonios contradicen esa idea: dos de sus tres mujeres nacieron en Europa

viernes 11 de noviembre de 2016 - 8:25 am

Lejos de lujos, el glamour y los millones de su marido, Melania Trump es Melania Knavs nació en una humilde aldea yugoslava, el 26 de abril de 1970. Dicen que se graduó en Diseño y Arquitectura, aunque algunos lo desmienten, mientras se presentaba en concursos de belleza hasta que, en 1992, ganó un viaje a Roma.

En Milán cambió la “v” de su apellido por una “u” y le agregó una “s” (Knauss) para que fuera más europeo. A los 26 se fue a Nueva York y estuvo en las portadas de revistas como Vanity Fair, Vogue y Elle, además de abrir los desfiles más top.

En 2000 conoció al millonario Donald Trump que le pidió su número de teléfono pero Melania no se lo dio. “No estaba dispuesta a convertirme en una más del montón de mujeres que tenía”, explicó. Y su estrategia resultó. Una semana después, cuando ella tenía 28 y él 52 años, se encontraron y no volvieron a separarse.

Después de superar una crisis de un año, el 22 enero de 2005, con un traje de novia de cien mil dólares y frente a una torta de cien kilos, sellaron su amor. Fruto de ese amor, en 2006, nació Barron William que se sumó a los otros hijos de Trump, Donald Jr., Ivanka, Eric y Tiffany.

Dicen que Melania es tímida, reservada y obsesiva de su físico, diariamente desciende desde su piso en la Trump Tower con pesas en los tobillos y come siete diferentes frutas por día. Los estadounidenses la miraban con recelo y, algunos señalaban: “Será la primera dama menos preparada y justo después de Michelle Obama, una mujer inteligente y elegante”.
Y justamente a ella dicen que copia lady Trump. Pero no de la mejor manera. Ya que apenas terminó su primera presentación sobre un escenario republicano estalló el escándalo cuando la acusaron de plagiar un discurso que dio Michelle en una convención demócrata en 2008.

Trump no permitió que se destruyera su credibilidad y obligó a un colaborador a asumir el error. Pero más allá de su primer “metida de pata”, Melania apuntó su lente hacia las mujeres y el mundo fashion. Y esa velada lució un vestido blanco con puños anchos de la colección Net-a-Porter de la firma Roksanda que cuesta 1.898 dólares y que a las pocas horas se agotó, en todas sus tallas, en las grandes tiendas.
Hoy convertida en la nueva primera dama de los Estados Unidos, durante la dura campaña hubo escándalos como la filtración de fotos desnuda de Melania Trump.

Al crecer su protagonismo, no tardaron en salir a la luz unas fotos de su antigua época de modelo.

En ellas se la veía ligera de ropa, por lo que los expertos vaticinaron que podrían ser usadas por los rivales de su marido, quien ya fue atacado por sus tres matrimonios, como un argumento para destacar que quizás no es lo suficientemente conservador.

Pero la campaña de Trump lo rechazó inmediatamente, e insistió que las fotografías no inhabilitaban a Melania para convertirse en primera dama, algo que finalmente sucederá.

“Es bonita, inteligente, incluso divertida y emprendedora”, la defendió en febrero Katrina Pierson, portavoz de la campaña, en la cadena CNN.

“Fue modelo, fue su profesión. No nos sentimos mal por ello. Es una mujer fuerte”, agregó.

COMENTARIOS