Seguinos en nuestras redes

Economía

Una familia gastará casi $ 50 mil para ir una quincena a la playa

La cifra es más del doble que el ingreso mensual promedio de un hogar de la Ciudad de Buenos Aires. ¿Cuáles son los números para Mar del Plata, Pinamar, Brasil y Uruguay?

El calor empezó a llegar y millones de familias ya planean, con calculadora en mano, cómo será su esperado descanso frente al mar.

¿Playas de Argentina, de Brasil o de Uruguay? ¿Pagar un hotel o alquilar? ¿Cuánto dinero habrá que destinar? Las primeras cuentas muestran que el esfuerzo será importante.

Según detalla el diario Clarín, a una familia, ir 15 días al mar podrá costarle casi $ 50.000. Más del doble que el ingreso mensual promedio de un hogar de la Ciudad de Buenos Aires.

El presupuesto será de $ 3.180 diarios. Según un relevamiento, al menos eso deberá invertir una pareja con dos chicos para ir en auto a Mar del Plata una quincena de enero desde Capital, cubrir sus gastos básicos y contratar los servicios más trqadic.

Eso incluye el alquiler de un departamento céntrico con cochera a pocas cuadras del mar, carpa para la quincena, comidas, salidas, nafta súper y los peajes, sin lujos. Y la suma es conservadora porque no comprende gastos de indumentaria para playa, protectores solares, estacionamientos ni la visita al taller mecánico previa a salir a la ruta.

El monto total de un viaje así a “La Feliz” resultó $ 47.700, un 32% más que el verano pasado, y la suma crece al elegir otros destinos.

En Pinamar un plan similar vale $ 52.600 ($ 3.500 por día), en Florianópolis se eleva a $ 56.800 ($ 3.800 por día) y en la exclusiva Punta del Este, a $ 75.700, más de $ 5.000 diarios.

Mar del Plata

El Colegio de Martilleros marplatense había sugerido subas del 20%, pero varios dueños están ofertando las propiedades por encima.

Cerca de Plaza Colón, un dos ambientes cómodo con cochera para cuatro personas cotiza este año a entre $ 18.000 y $ 20.000 la quincena.

Para la “sombra”, la Cámara de Balnearios anunció alzas del 25% al 30%. En La Perla, por ejemplo, con reserva anticipada se consiguen carpas por $ 8.800 para 15 días de enero, y por $ 6.000 si se “baja” a sombrillas y reposeras.

En el transporte, con los valores actuales de peajes y naftas –en Mar del Plata el litro de súper sale $ 19 en YPF, 11% más que en Capital–, habrá que prever $ 2.200 para la ida, la vuelta y los desplazamientos. Un valor que al menos se duplica para los que vayan en micro porque los pasajes salen ahora $ 4.220, y a eso hay que sumar taxis y colectivos.

Pinamar

En Pinamar, los gastos serán un 11% mayores. Un departamento céntrico para cuatro con garage a pocas cuadras del mar cotiza hoy en torno a $ 21.000. También para una quincena, las carpas costarán entre $ 8.000 y $ 12.000, según la Asociación de Concesionarios de Balnearios de Playa, rangos que suben un escalón más para Cariló.

Para cenar afuera, un presupuesto conservador serán $ 360 por persona en restaurantes típicos y $ 250 en pizzerías. Alquilar un cuatriciclo saldrá entre $ 500 y $ 600 por hora y una visita familiar a Mundo Marino, a 91 kilómetros del centro, costará casi $ 1.300 sólo en entradas.

Brasil y Uruguay

El temor en la Costa es que muchos elijan playas de Brasil, que se encarecieron levemente para el bolsillo argentino pero conservan precios tentadores. El viaje relevado, a Florianópolis, sale 8% más que a Pinamar y 19% más que Mar del Plata.

Con el real a $ 4,70 –subió 24% este año–, en balnearios como Canasvieiras, Ingleses o Cachoeira hoy se alquilan departamentos para 4 por valores similares a los de Pinamar. La contracara será gastar más del triple en nafta y peajes, y afrontar un costo de vida mayor.

En bares y restaurantes una caipirinha está $ 80, la pizza grande a $ 280 y una cena a la carta sale fácil $ 450 por persona. Ir a un parque acuático en familia exige más de $ 900; y una excursión en barco, $ 1.500.

En la comparación, Punta del Este quedó por lejos como la opción más cara. Hoy cada peso uruguayo sale 26% más que hace un año, pero los precios subieron más del 8% en moneda local y muchos alquileres ahora salen 10 a 20% más en dólares.

Así, el departamento comparado llega casi a $ 32.000 por quincena, una cena cuesta más de $ 700 por persona y cada litro de nafta ahora vale $ 23. Para llegar a Punta en auto, el ferry a Colonia y la nafta demandan $ 10.000.

Economía

El dólar blue volvió a subir y se acercó a su precio más alto del año

El paralelo sigue en alza y se acerca a los $187, aumentando la brecha cambiaria en casi 89% respecto al tipo de cambio mayorista

El lunes cerró con un aumento de 50 centavos para el dólar paralelo, en $ 183,5 para la compra y $ 186,5 para la venta. La tendencia se mantuvo en alza durante todo el fin de semana, luego de mostrar una breve estabilidad.

Con esta última variación, la cotización informal se encuentra menos de $ 1 por debajo de su precio más elevado en lo que va del año, que alcanzó los $ 187 pesos.

Por otro lado, los dólares financieros se moderaron a última hora, por lo que el MEP y el contado con liquidación (CCL) finalizaron con un leve avance de 0,3%, en torno a los $ 174.

El minorista se mantuvo sin cambios en $ 103,75 en las pantallas de Banco Nación y en $ 104,18 en el promedio de las entidades financieras que releva el Banco Central (BCRA). De este modo, el dólar “solidario” continúa cerca de los $ 172 en promedio, casi $ 15 por debajo del blue.

El mayorista, por su parte, cerró en $ 98,63, siete centavos arriba del cierre del viernes. Aquí se vio una mejora en el ingreso de dólares provenientes de las exportaciones, lo que en números se traduce en unos u$s 10 millones, tras la intervención del BCRA en el mercado de cambios.

Continuar leyendo

Economía

Qué es el dólar Senebi y por qué está por llegar a los $200

El dólar libre que usan las empresas para mandar divisas al exterior alcanzó los 193 pesos y mantiene una brecha de 97 puntos respecto del oficial mayorista, que se ubica en $98.

Con una brecha cambiaria en proceso de superar las tres cifras, la divisa que se negocia en el Segmento de Negociación Bilateral (Senebi) alcanza los 193 pesos y no se descarta de que pueda superar los $200. Si bien en la jerga financiera este concepto ha adquirido una gran popularidad, una gran parte de la sociedad desconoce de qué se habla.

También llamado contado con liquidación libre, el dólar Senebi es el billete verde que se negocia entre privados a través de bonos, sin intervención del Gobierno ni límite de monto para la operatoria.

Para calcularlo, se toman los ADR más representativos (promedio de Galicia, Pampa, BBVA, YPF y Macro). Es más caro que el contado con liquidación que se realiza a través del AL30, subsidiado por el Banco Central (BCRA).

“Los agentes miembros de Byma operan por su propia cuenta, concertando las operaciones mediante tratativas directas. Las operaciones concertadas deberán ser para su divulgación, registro y publicación. Las operaciones concertadas y registradas en Senebi se consideran no garantizadas y, en consecuencia, no gozan del respaldo del Fondo de Garantía Obligatorio constituido por Byma”, revelan en la web de la entidad presidida por Ernesto Allaria.

A diferencia del Senebi que es libre, el MEP y el contado con liqui, que actualmente se transan a $173, son intervenidos por el Banco Central. Este tipo de cotizaciones tienen cupo, ya que sólo se pueden comprar 50.000 nominales semanales de AL30 y 50.000 de GD, lo que da un equivalente a u$s 38.000.

“Senebi es un mercado donde se ven muchas empresas haciendo MEP y sobre todo fondos del exterior. El BCRA interviene en CER para darle salida a los fondos sin dañar la tasa en pesos y luego en Senebi no hace de contraparte como en concurrencia, por lo que en Senebi no hay techo”, revelan en las mesas.

Con un dólar oficial próximo a rozar las tres cifras, vendiéndose a 98 pesos, la brecha cambiaria con el ccl “libre” está próxima a alcanzar los 100 puntos porcentuales, ubicándose actualmente en 97%.

Continuar leyendo

Economía

“Platita” en los bolsillos: los nuevos anuncios económicos que prepara el Gobierno de cara a las elecciones de noviembre

Jubilaciones adelantadas, blanqueamiento del personal doméstico y el cepo a la carne; las medidas que preparan en Casa Rosada para esta semana

Tras la derrota en las PASO, el Gobierno analizó los resultados en clave económica y concluyó que los magros números obtenidos en los comicios se debían a la escasez de dinero que viven miles de familias en el país. Es por ello que desde Casa Rosada, han estado avanzando con medidas económicas para poner plata en el bolsillo de los argentinos confiados de que ello logrará revertir el resultado en las elecciones generales.

A las medidas anunciadas la semana pasada, se espera que en estos días se comunique un acuerdo con la Mesa de Enlace y otras entidades del campo para bajar o suspender las restricciones y el levantamiento, al menos parcial, del cepo a las exportaciones de carne. Pese a que a lo largo de las restricciones el Gobierno defendió la medida, puertas adentro saben que los efectos negativos fueron superiores a los positivos y ahora preparan una salida “elegante” para evitar tener que asumir grandes costos por haberla implementado en un principio. Para ello será clave el acuerdo que pueda lograr el nuevo ministro de Agricultura, Julián Domínguez, con los representantes del campo.

Según consigna La Nación, otra de las medidas en carpeta es la jubilación anticipada a aquellos hombres de 60 años y mujeres de 55 que estén desocupados y se les abonaría el 80 por ciento de sus haberes hasta que transcurran los cinco años que les faltan para obtener su jubilación.

La segunda iniciativa, en tanto, tiene que ver con otorgar “facilidades” desde el Estado para favorecer el blanqueo del personal doméstico, ayudando de ese modo a los empleadores para que cumplan con sus obligaciones impositivas.

Estas nuevas medidas se suman a las ya anunciadas como la suba del piso de Ganancias a $175.000 pesos y el aumento del salario Mínimo Vital y Móvil a $32.000 pesos a partir de octubre.

Para poder financiar estos gastos, en el Gobierno ya calculan que precisarán de más de $400.000 millones, una cifra similar a la que se gastó en el primer semestre de 2020 cuando regían las medidas más restrictivas por la pandemia. El principal financiador seguirá siendo el Banco Central que continúa asistiendo al Tesoro emitiendo pesos sin ningún respaldo: el 15 de septiembre se produjo una nueva transferencia de utilidades hacia el Tesoro de la Nación, en este caso por $ 60.000 millones.

La asistencia BCRA al Ministerio de Economía ya asciende a los $ 910.000 millones en lo que va del año con un dato que evidencia la estrategia del Gobierno: de ese número, solo $ 510 mil millones fueron enviados en el segundo semestre. Lo que demuestra una clara aceleración en la segunda parte del año, al que todavía le quedan 3 meses para finalizar.

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR