Seguinos en nuestras redes

Economía

Blanqueo: AFIP modificó más normas para facilitar la entrada

La decisión del organismo tiende a facilitar la tramitación de cuentas especiales para ingresar al programa denominado Sinceramiento Fiscal, para lo cual hasta ahora los bancos exigían la presentación de una declaración jurada

Novedades en materia económica. La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) anunció que los bancos y otras entidades financieras y cambiarias no deberán solicitarles a los clientes que quieran ingresar al blanqueo de capitales las declaraciones juradas de impuestos que hayan presentado ante el organismo fiscal.

Según indica el diario Ámbito Financiero, la decisión del organismo tiende a facilitar la tramitación de cuentas especiales para ingresar al programa denominado Sinceramiento Fiscal, para lo cual hasta ahora los bancos exigían la presentación de una declaración jurada.

La medida, que se pondrá en práctica a través de la Resolución General 3952 que se publicará este viernes en el Boletín Oficial, brinda una mayor confidencialidad y seguridad a la relación del contribuyente con el fisco.

Están exceptuados los profesionales matriculados cuyas actividades estén reguladas por los consejos profesionales de ciencias económicas, como por ejemplo los contadores públicos.

La normativa alcanza a todas las entidades que estén obligadas a emitir Reportes de Operaciones Sospechosas (ROS) a la Unidad de Información Financiera (UIF).

Alcanza a operadores de tarjetas de crédito, escribanos públicos, agentes y sociedades de bolsa, registros públicos de propiedad e inmueble y quienes se dediquen a la compraventa de vehículos, entre otras actividades.

Economía

En qué invierten los ministros más ricos del Gabinete de Alberto Fernández

Matías Lammens es el integrante que declaró la mayor fortuna. Y Elizabeth Gómez Alcorta, la menor. De algunos
aún no hay datos, pero los “nuevos” tienen 30 días para presentarlos

Puntos a considerar en materia de economía política. ¿En qué tienen invertido su patrimonio los funcionarios del Gabinete de Alberto Fernández? La respuesta a esa pregunta se ubica en las declaraciones juradas. Prácticamente todos los ministros poseen cajas de ahorro en dólares.

Según indica el Cronista, Matías Lammens es el integrante que declaró la mayor fortuna. Y Elizabeth Gómez Alcorta, la menor. De algunos aún no hay datos, pero los “nuevos” tienen 30 días para presentarlos.

¿En qué invierten los funcionarios más ricos?

Matías Lammens: tiene la titularidad de un 75% y un 50% de las distribuidoras Ñuke Mapu y Payac respectivamente, las cuales solas suman un total de $ 35.306.138, además de un crédito a favor que posee de parte de Ñuke Mapu de $ 1.651.016.

El titular de la cartera de Turismo y Deportes también informó una serie de cajas de ahorro y plazos fijos en pesos, sin ningún tipo de inversión en moneda extranjera.

“Wado” de Pedro: casi la mitad de su patrimonio proviene de su participación del 95% en la empresa agropecuaria Dos Luceros, la cual le supone $ 22 millones. Además, De Pedro heredó un campo de sus tíos, quienes lo criaron, valuado en $ 9 millones.

Jorge Ferraresi: posee una participación del 34 y del 50% en la inmobiliaria Prociv S.A. y la constructora SAEK SRL., respectivamente, lo que le suma $ 638.000 según lo declarado. También declaró un título público del 14% de Prociv por $ 252.000.

Por otro lado, informó poseer tres bonos locales entre los que suma $ 12.889.452, además de dos títulos financieros por casi 1 millón de pesos: todo esto fue ingresado a su patrimonio durante el 2020.

Aníbal Fernández: indicó seis propiedades además de su casa propia en Quilmes cuya titularidad posee en un 42,50% y su parte está valuada en $ 96.154

Por otro lado, Fernández tiene acciones de John Deere por $ 3.593.700 y una caja de ahorro en dólares que le aportan $ 535.819.

Continuar leyendo

Economía

Argentina insólita: el Presupuesto de Guzmán tiene el apoyo macrista y la oposición kirchnerista

El ministro de Economía defenderá su proyecto de Presupuesto 2022 ante el Congreso antes de octubre, pero desde el oficialismo retrasan la exposición para ajustar los puntos que vayan a contramano de las medidas que están lanzando en los últimos días, con la vista en las elecciones generales de noviembre

Guzmán está entre la espada y la pared. Es que la convicción de que es posible reducir el déficit fiscal sin que ello implique un recorte del gasto público en asistencia social se convirtió en su marca personal. Sin embargo, la desconfianza en el Ministro viene precisamente de su espacio político y, por el contrario, quienes ven su plan económico con buenos ojos son los legisladores opositores.

El proyecto del Presupuesto 2022 fue enviado al Congreso la semana pasada pero en el medio hay incertidumbres que obligan al ministro Martín Guzmán a ser cauto antes de exponer en Diputados, porque su estrategia puede ir a contramano de las medidas que comenzó a anunciar el Gobierno los últimos días.

Entre rumores y tensiones en el interior de la coalición, quien puso algo de claridad fue el presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara Baja, Carlos Heller. “Creo que es razonable que conozcamos los anuncios en materia económica y social, ya que algunos o muchos van a tener impacto presupuestario más allá del 31 de diciembre. Antes, probablemente, y no tengo información, estoy conjeturando, probablemente el propio Ejecutivo haga ajustes al presupuesto sobre la base del impacto de las próximas medidas”.

La sesión promete ser un verdadero espectáculo. Por un lado, porque el ministro de Economía se cruzará con una compañera del Frente de Todos conocida por su “honestidad brutal”, la diputada Fernanda Vallejos, y con el ala kirchnerista con el que Guzmán ya había tenido cruces cuando el debate sobre el subsidio a la energía y el escándalo del funcionario Federico Basualdo lo pusieron en el ojo de la tormenta. La percepción que tienen en el oficialismo es que Guzmán realizó un ajuste fiscal sobre la base de sub ejecución de partidas de obra pública y con recortes de ingresos, sobre todo de los jubilados. Del otro lado, los diputados de Juntos por el Cambio abrazan la decisión del Ministro de recortar la ayuda del Estado en pos de la reducción del déficit.

“Uno puede prever matemáticamente cuál debería ser tal o este aumento pero también tiene que ver y mirar y observar cómo está la sociedad. Uno no puede actuar en base, simplemente, a cuentas matemáticas sino que tiene que ver también cómo eso impacta en la realidad y en el día a día de nuestra gente”, dijo el presidente del bloque oficialista, Máximo Kirchner.

Desde el sector que responde a Cristina Fernández de Kirchner, la mayor preocupación es concretamente que Guzmán persiste con la intención de “topear” en 1,5% del PBI el monto del subsidio a los servicios públicos en 2022, un planteo que hizo este año y del que salió mal parado cuando quiso destituir a Basualdo, respaldado por la Vicepresidente.

En la redacción del proyecto de presupuesto, Guzmán postuló que los subsidios indiscriminados debían ser un tema del pasado y que, en adelante, regiría un esquema segmentado en el cual únicamente aquellos sectores en los cuales la ayuda estatal se justifique tendrán la tarifa reducida. Lo que, como ya es costumbre para la política, el “tarifazo” impactará en los bolsillos de la clase media.

Guzmán es políticamente correcto con su espacio al advertir que “reducir el déficit no es de derecha”, a la vez que desde el Gobierno se habla de ajustes salariales y de planes de asistencia social por encima de la inflación, así como de la implantación permanente de un “salario universal” que llegaría a un universo de al menos dos millones de personas. Para convencer a sus compañeros de partido, Guzmán argumenta que en 2022 las arcas de la AFIP se engordarán con el ingreso de un 46,7% más que este año. Como la inflación oficial prevista es de 33%, esto implica que la recaudación tributaria crecerá en términos reales un 10% respecto de este año, y sin crear ni subir ningún tributo.

El horizonte que pueden llegar a compartir es la promoción de una “matriz tributaria progresiva”, en la que quienes contribuyan sean aquellos sectores alcanzados por el Impuesto a los Bienes Personales, se insinuó una suba en las retenciones a las exportaciones agrícolas y también en los últimos días se recalentó el debate sobre una nueva versión del aporte extraordinario a las Grandes Fortunas.

Los dos modelos de país ahora se discuten puertas adentro de la administración Fernández-Fernández.

Continuar leyendo

Economía

El desempleo en la Argentina afectó al 9,6% de la población en el segundo trimestre

Según informó el INDEC, los índices que miden la desocupación en la Argentina mejoraron respecto al mismo tramo analizado en 2020, cuando en el peor momento de la pandemia en términos económicos el porcentaje de población afectada había superado las dos cifras.

En el segundo trimestre del año, la tasa oficial de desempleo en la Argentina se ubicó en 9,6 puntos porcentuales, según un relevamiento realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC). En ese sentido, en el país actualmente se encuentran afectadas alrededor de 1,3 millones de personas.

Respecto de la tasa de desocupación, según el INDEC fue de 10,4% para las mujeres, en tanto que, entre los varones, se ubicó en 9%. Además, este indicador fue menor en los aglomerados de menor población: en los aglomerados con menos de 500.000 habitantes, alcanzó 6,4% de la PEA en el primer trimestre, contra 10,3% en aquellos con 500.000 y más habitantes.

Si bien los índices mejoraron respecto al mismo tramo analizado en 2020, las tasas de empleo y actividad se estancaron contra el primer trimestre y siguen debajo de los valores de 2019.

Al respecto, el dato oficial de este jueves da cuenta de que la tasa de actividad (TA) –que mide la población económicamente activa (PEA) sobre el total de la población– alcanzó el 45,9% y la tasa de empleo (TE) –que mide la proporción de personas ocupadas con relación a la población total– se ubicó en 41,5%.

“La presión sobre el mercado laboral alcanzó el 32,4% de la población económicamente activa en el segundo trimestre del año, compuesta por el universo de desocupados (9,6%), subocupados (12,4%), otros ocupados demandantes (8,5%) y otros ocupados no demandantes disponibles (1,9%)”, apuntó el Indec en su informe.

 

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR