Educación

Habilitan a alumnos y docentes bonaerenses a usar el celular en las aulas

El gobierno de la provincia de Buenos Aires derogó la prohibición que regía desde 2006. “Vamos a cambiar el paradigma de cómo se enseña en el aula"

viernes 28 de octubre de 2016 - 10:30 am

El gobierno bonaerense derogó la resolución del 2006 que impedía el uso de dispositivos tecnológicos en las aulas. Alejandro Finocchiaro, director General de la Cultura y Educación provincial, explicó que se “deja a criterio de cada establecimiento escolar si habilita o no su utilización”.

A partir de ahora, la utilización de celulares, tablets y notebooks estará permitida con fines pedagógicos: “Vamos a cambiar el paradigma de cómo se enseña en el aula.

En diálogo con radio Mitre, el funcionario explicó la iniciativa oficial llamada “traé tu propio dispositivo al aula”, que entre varias cosas prevé generar una plataforma online de contenidos educativos para niños y docentes.

En 2006, la entonces titular de la cartera educativa, Adriana Puiggrós, había determinado la prohibición de los celulares en horario de clase. El argumento era que los dispositivos tecnológicos desconcentraban a los niños.

Según contó Finocchiaro, la medida se tomó bajo el compromiso de tres pilares: “Capacitando a los docentes, donde la tecnología será la herramienta; una plataforma online de contenidos educativos, que comenzará a llegar a los alumnos en marzo, y la ampliación de la conectividad a todas las escuelas de la Provincia”.

“Hoy los celulares permiten otras cosas y queremos darle la posibilidad a docentes y alumnos de que utilicen cualquier dispositivo tecnológico siempre que esté incluido en el proyecto educativo institucional de cada escuela”, agregó.

El ministro señaló: “Esto significa que los directivos de las escuelas pueden incluirlos para su uso pedagógico y no están obligados a hacerlo si no lo consideran conveniente”.

“Hoy tenemos una escuela del siglo XIX con docentes del siglo XX y alumnos del siglo XXI, donde hay un docente activo que emite conocimiento y un alumno pasivo que lo recibe. Tenemos que llevar todo al siglo XXI”, concluyó.

COMENTARIOS