Economía

El nuevo movimiento del Gobierno ante la crisis: bajar las retenciones al trigo

En el marco de la crisis económica, dentro del Gobierno se debate la baja de retenciones, propuesta por el BCRA o no, teniendo en cuenta la disminución de entrada de dólares luego del segundo semestre del año

lunes 17 de febrero de 2014 - 9:28 pm

Un nuevo giro por parte del Gobierno se estaría viendo en el horizonte. El reconocimiento de la inflación seria sólo el primer paso de un cambio drástico. El núcleo duro del equipo económico del Gobierno nacional viene hablando desde hace varios días un tema relevante.

El Gobierno ya están pensando alternativas de cara a la segunda mitad del año, dentro de las cuales se encuentra la posibilidad de la baja o eliminación de las retenciones al trigo. [pullquote position=”right”]El nuevo movimiento del Gobierno ante la crisis: bajar las retenciones al trigo.[/pullquote]

Según el presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, se debe volver a exportar grandes cantidades de trigo para generar un aluvión de divisas a fin de año cuando el ingreso de dólares es muy bajo.

No obstante, para dicha tarea, los funcionarios del BCRA deberán convencer al ministro de Economía, Axel Kicillof, que mantiene una postura a favor del cobro del 23% en materia de derechos de exportación al trigo.

En los pasillos oficiales analizan que, si bien sería una derrota ideológica para el kirchnerismo que justificó las retenciones con el objetivo de “cuidar la mesa de los argentinos”, permitiría traer un gran alivio a la política cambiaria ya en la recta final del mandato de Cristina Fernández de Kirchner.

El cálculo que hacen en el oficialismo es que sin retenciones se incentivaría de manera notable la próxima siembra de trigo que comienza en mayo/junio. “Si llegaran a sembrarse 6 millones de hectáreas (casi el doble que en el último ciclo), podrían producirse de 16 a 18 millones de toneladas”, señalan.

En otras palabras, en caso de producirse 16 millones de toneladas (contra 10 en esta campaña), podrían exportarse más de 8 millones de toneladas que, a un precio FOB de u$s 340, representaría el ingreso de más de u$s 4500 millones (una cifra importante para el actual momento que atraviesa el país).

De este modo, se libra una guerra interna K, entre “ortodoxos” y “heterodoxos”, la cual determinará ni más ni menos que las decisiones trascendentes en materia económica para poder sortear la actual crisis y llegar a 2015.

COMENTARIOS