La pelea con los holdouts

Gobierno presentará mañana la apelación ante Corte de EE.UU por juicio de Holdouts

En el día de mañana, el Gobierno Nacional apelará al fallo de Cámara que dispone el pago de unos 1.300 millones de dólares a los acreedores que no ingresaron al proceso de reestructuración de la deuda pública en 2005 y 2010

lunes 17 de febrero de 2014 - 8:50 pm

De esta manera, el Gobierno Nacional apelará la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos, que avala la decisión del juez Thomas Griesa.

La novedad es que ahora la Argentina contrató a Paul Clement, ex procurador general de los Estados Unidos, para que trabaje junto al estudio de abogados Cleary Gottlieb, en la defensa del país. [pullquote position=”right”]Gobierno presentará mañana la apelación ante Corte de EE.UU por juicio de Holdouts.[/pullquote]

La presentación ante la Corte no tiene como objetivo revertir el fallo que obliga a abonarle a los holdouts 1300 millones de dólares en efectivo y en un solo pago, sino la forma en que la Argentina pretende cancelar esa sentencia.

El país reabrió el canje de deuda realizado en 2010, suspendiendo la denominada Ley Cerrojo, con lo cual busca insistir en la idea de “tratamiento igualitario” para todos los acreedores. Esto implica que los holdouts deberían aceptar una quita luego de tener sentencias favorables por el ciento por ciento de sus acreencias.

Pero la Argentina lleva la desventaja de llegar a la Corte Suprema con un duro dictamen de la Cámara de Apelaciones, que calificó al país de deudor “reacio” y “empedernido” en una declaración de 25 páginas que apuntó a desactivar los argumentos que aportaron los abogados sobre la imposibilidad de pagar la 100% a los tenedores que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

El fallo indicó que la Argentina no pudo aportar ni “argumentos” ni “evidencias” sobre una eventual situación de imposibilidad de pago.

El tribunal descartó el argumento del Gobierno según el cual una decisión contraria a los intereses nacionales pondría en jaque las reestructuraciones de deuda de otras economías, en medio de la crisis europea.

“Es justo que un acreedor reciba lo que negoció y a lo que, por lo tanto, tiene derecho, aún si otros acreedores cuando reciben lo que negociaron no obtienen lo mismo”, planteó.

Con ese párrafo, el fallo dio por tierra con la postura del Palacio de Hacienda según la cual mal podría pagarse el 100 por ciento de lo adeudado cuando quienes entraron a los canjes de 2005 y 2010 aceptaron quitas y mayores plazos para hacerse de lo que se les debía.

COMENTARIOS