Seguinos en nuestras redes

Salud

Cómo evoluciona tu cuerpo a los 20, 30, 40, 50 años

Durante estas cuatro décadas las hormonas y el estilo de vida dictan cómo nos vemos y sentimos. ¿Qué debemos tener en cuenta?

Con cada década las expectativas de vida y también los miedos se acrecientan. Pensamos en una carrera, una profesión, casamiento, hijos, nietos, jubilación y en nuestro cuerpo, que sufrirá con nosotros cada cambio generacional.

A los 20 años el cuerpo se adapta al ritmo, rendimos mejor en los ejercicios físicos; luego, a los 30, va perdiendo tono muscular, y con los embarazos sufren cambio importantes. A los 40, hay una disminución de la libido y a los 50 llega la temida menopausia.

Más saludable, a los 20

La ventaja, o desventaja según cómo se maneje, de nuestro cuerpo a los 20 años es que puede perder peso constantemente y, sin embargo, nos sentimos más saludables. Estamos en el momento pleno de energía y entusiasmo.

Sin embargo, el 56% de adolescentes con patrón normal de alimentación les preocupa estar gordas, según una reciente encuesta de la Asociación de Lucha contra la Bulimia y la Anorexia (ALUBA).

El estudio se realizó a más de 1000 jóvenes de colegios secundarios y arrojó otro dato para tener en cuenta: el 28% de los alumnos que participaron sufren desórdenes alimenticios.

Algunos consejos para las jóvenes de esta edad:

*Creá buenos hábitos de ejercicio y que el cuerpo es más receptivo a los beneficios positivos. Aprovechá que la masa muscular está óptima durante esta década por lo que se ven mejores resultados.

*Ante un cuadro de estrés laboral, lo mejor es mantener una buena dieta con bajo nivel de azúcar, y reducir la ingesta de alcohol.

*Durante los 20 las hormonas siguen siendo altas, también la fertilidad.

Equilibrio, a los 30 años

En esta década las hormonas tienden a equilibrarse. Esto significa que la mayoría de los cambios que suceden en el cuerpo están influenciados por el estilo de vida, pero también comienza a perderse el tono muscular. En este punto, una gran cantidad de mujeres comienza a mirarse en el espejo y pensar “mi cuerpo ya no es lo que solía ser”.

Lo cierto es que a esta edad el aumento de peso se debe más al estilo de vida. El estrés laboral, por ejemplo, es una de las razones. Los altos niveles de estrés pueden causar un comunicado reaccionario de hormonas que le animan al cuerpo a almacenar peso.

A los 40, alimentarse bien

Cuando entramos en esta década la libido comienza a disminuir debido a las hormonas inferiores o, simplemente, porque nuestro cuerpo se agota más rápido. Se deben comenzar a cuidar los huesos para prevenir la osteoporosis o artritis.

En la cuarta década, pueden aparecer síntomas pre-menopáusicos causando sorpresa en algunas mujeres que no los esperaban hasta los 50. La mejor manera de reducir los síntomas es hacer ejercicio y eliminar el azúcar y el alcohol, comer alimentos con ácidos grasos omega 3 y abastecerse de vitaminas para combatir la depresión.

Con respecto al rostro, los cambios son variados: la estructura de la cara puede cambiar de forma significativa, ya que ha perdido grasa; la nariz tiende a sumergirse hacia abajo, los labios pierden volumen y la estructura facial puede verse afectada con la pérdida de masa ósea.

A los 50, la temida menopausia

Durante la década de los 50, entramos en la menopausia y no existen directrices claras porque cada mujer tiene diferentes experiencias, pero la mayoría de los cambios en sus cuerpos están relacionados con ésta.

Hay una pérdida de interés en el sexo debido a los cambios hormonales y una caída en los niveles de estrógeno; los cambios en el estilo de vida pueden causar varios cambios en el estado de ánimo: hay más ansiedad, depresión y una baja en el estado de ánimo. Físicamente, hay un aumento de peso alrededor del estómago y los huesos se vuelven más débiles.

Fuente: Entremujeres

Salud

Consejos de seguridad alimentaria en el embarazo

Qué cuidados debemos tener en esta etapa para evitar enfermedades

Debemos tener más cuidado con la seguridad alimentaria durante el embarazo y conocer las normas básicas de seguridad alimentaria a la hora de manipular la comida.

Lavar manos, de frutas y verduras, de superficies y de utensilios.

Se lavan antes de consumir. Frotar bajo un chorro de agua, pero si querés hacer algo más, usá productos aptos para uso alimentario. El proceso sería el siguiente:

– Lavar bajo el agua

– Poner a remojo con el desinfectante de uso alimentario

– Volver a lavar de nuevo bajo el agua para eliminar restos del desinfectante

Separar alimentos crudos de cocinados, dentro y fuera de la heladera. No uses los mismos utensilios para manipular unos y otros sin lavarlos correctamente primero

Cocinar completamente los alimentos intentando llegar a 70 grados en el centro del alimento durante unos segundos. Como no es fácil medirlo, tendremos que asegurarnos cocinando un poco más de tiempo.

Enfriar: mantené siempre la cadena de frío, no dejes alimentos que sobran fuera de la heladera cuando deberían estar dentro y consumilos cuanto antes.

Revisar las fechas de caducidad y consumo preferente, que no haya alimentos estropeados en la heladera.

Durante este tiempo, y debido a esos microorganismos patógenos, evitar alimentos crudos como el sushi o el carpaccio, el de jamón curado salvo congelado y buen cocinado previo, el salmón ahumado, patés refrigerados o queso elaborado a partir de leche cruda. Si es posible, reducí los envasados “listos para el consumo” como sándwiches o productos preparados, por tu salud y por seguridad alimentaria ya que patógenos como E.coli o Listeria (que habitualmente están muy controlados) no están exentos de riesgo.

Nada de alcohol y tampoco remedios naturales a no ser que primero lo hayas consultado con tu médico. Natural no significa inocuo y muchos productos son naturalmente abortivos.

Fuente: Mía revista

Continuar leyendo

Salud

Seis errores al cuidar una planta de interior

Qué cuidados debemos tener para que no se marchiten

Las plantas, como todos los seres vivos necesitan cuidados, pero no todas son iguales de delicadas, ni tienen las mismas necesidades. A la hora de elegir una, es importante averiguar cuáles son sus particularidades. De todos modos, respecto a las plantas de interior, hay algunos errores básicos que debemos evitar.

Una de las principales equivocaciones es el exceso de agua. En las plantas de interior es la razón principal por la cual se mueren. Hay que regarlas, pero no en exceso. Es importante no sobrepasar de agua a las raíces, porque si no pueden comenzar a pudrirse. Si notás que la raíz está podrida podés cortarlas y reemplazar la tierra por nuevo sustrato, una vez hecho eso, regarla con menos frecuencia.

En segundo lugar, podemos notar que, a diferencia del primer error, nos vamos al otro extremo, la insuficiencia de agua, donde la tierra se liofiliza y se queda sin sustento. Para salvarla, hidratala colocando la maceta sobre un recipiente con agua durante un buen rato, es mejor el riego por inmersión que regarla desde arriba, porque al estar seca la tierra es capaz de no absorberla.

En tercer lugar, tenemos el problema de tener una maceta demasiada pequeña. En ciertas ocasiones las raíces crecen demasiado y no pueden respirar en un lugar pequeño porque están presionadas. En esos casos lo que se recomienda es sacar la planta, aflojar un poco la tierra, separar las raíces y trasplantarla a un macetero un poco más grande.

En cuarto lugar, un error puede ser demasiada luz solar. Si en las hojas aparecen manchas oscuras, es probable que sea porque está recibiendo el sol directo, y eso sería una quemadura solar. La forma de solucionarlo es quitar las hojas deterioradas y mover la planta hacia un lugar en el que el sol del mediodía no le pegue de manera directa.

En el quinto lugar, tenemos la falta de luz. Si las hojas de las plantas tienden a volverse de color amarillo o comienzan a caerse, es señal de que no está recibiendo la suficiente luz para prosperar. La solución es moverla a algún lugar donde el sol le de en forma indirecta, pero que reciba la luz necesaria.

Por último, no hay que abusar del uso de fertilizantes. Es bueno colocarle cada varias semanas, pero no en exceso. Tampoco se recomienda en una planta con dificultades, porque no resultará. Si no está del todo bien, lo mejor es podarla, ajustar la luz o el riego, y un día más tarde fertilizar.

Fuente: Cien radios

Continuar leyendo

Salud

Tips para aplicarte el corrector de ojeras

Cómo hacer para que quede lo más natural posible

Existen varios tipos de corrector de ojeras, donde lo más importante es tener una buena técnica para que el resultado sea natural sobre tu piel. Una de las características más importantes es que tenga un alto poder de hidratación.

Estos son los tips para eliminar tus ojeras:

1. El color de tu piel: tenelo en cuenta a la hora de elegir uno y sacarle el máximo partido. Si las ojeras tienden hacia el marrón, optá un corrector anaranjado. Si se aproximan al azul, es preferible que elijas un tono más rosado. Debe ser más claro que el tono de base que usemos, pero tampoco excesivamente blanco.

2. Mantené intacto el corrector durante horas: menos es más. Si querés que te dure más tiempo y que se fije a tu piel sin cuartearse, aplicate la cantidad justa con pequeños golpecitos y sin arrastrar el producto. Así conseguirás un resultado natural.

3. ¿En qué momento de la rutina make up se aplica?

La mejor opción es después de la base de maquillaje que uses habitualmente, ya que aporta bastante luminosidad a tus ojos y será más fácil de difuminar si lo aplicás en este momento. También hay quienes prefieren aplicarlo antes de la base; en este caso tené cuidado de no colocar la base encima de tu corrector, así conseguirás un acabado más natural. Y por supuesto, tu piel tiene que estar preparada. Usá una crema hidratante antes de comenzar con la rutina de maquillaje.

Una vez tengas la cara hidratada y la base de maquillaje aplicada, buscá un sitio con bastante luz para poder ver en el espejo las zonas que están realmente oscurecidas. Aplicá el producto presionando sutilmente con el dedo en la zona de las ojeras. El corrector que sobre extendelo con toquecitos por el resto del contorno para unificar.

Fuente: Tahe

Continuar leyendo

TE PUEDE INTERESAR